DIVENDRES 13 JUNY: Espai Betúlia – Altres activitats – Presentació del llibre Las legiones de Satán, de David Garriga Guitart

IMG_3119Espai Betúlia – Altres activitats – Presentació del llibre Las legiones de Satán, de David Garriga Guitart.

Anuncios

Taller: “Salut i Islam”

Saluteislam

FORMACIO CONTINUADA 2014 Data: 17 de Juny de 2014 Lloc: Hospital Clínic de Barcelona Horari: de 15h a 20h TALLER:SALUT I ISLAM PRESENTACIÓ:

La presència cada vegada més notable dels països que conformen el món àrab i islàmic i els seus ciutadans en la nostra societat actual fa necessari establir mecanismes de coneixement mutus, atesa la manca de formació específica que s’observa, amb caràcter general, en el nostre sistema educatiu.

La nostre societat necessita una major comprensió del que la cultura àrab i islàmica representa. En concret, és fonamental que certs professionals (metges, infermeres, treballadors socials, psicòlegs, mediadors socials, etc.) tinguin unes nocions generals que els ajudin en el què fer diari en les seves respectives disciplines.

OBJECTIU GENERAL:

Aportar eines i estratègies de treball per realitzar una intervenció infermera amb usuaris musulmans

OBJECTIUS ESPECÍFICS:

  • Adquirir uns coneixements bàsics i teòrics sobre l’ Islam i el seu concepte de salut i malaltia
  • Oferir eines als professionals per poder apropar-se a la realitat complexa d’aquesta cultura, comprendre-la i viure-la adequadamentCONTINGUTS: 1o Part:. Islam
  • Conceptes bàsics sobre l’islam.
  • Principals creences i rituals: (Mahoma, l ‘Alcorà, literatura relacionada,el Cinc Pilars, Halal, Haram, etc.) 2o Part: Salut e Islam • Inici de la Salut Mental en el Món Islàmic (Primers hospitals Psiquiàtrics i funcionament (Bimaristan), Tracte al Pacient Psiquiàtric, Primers Tractaments Psiquiàtrics (musicoteràpia, contencions, medicines, etc.)
  • Hàbits i Costums
  • Concepte de persona i la relació amb el cos
  • Ritualitat i cicle vital (del naixement a la mort)
  • Concepció de malaltia i curació
  • Malaltia Mental: Possessions, Genis, Mal d’ull, Raquets i AfeccionspsicosomàtiquesMETODOLOGIA DOCENT:
    • Exposició teòrica de continguts
    • Anàlisi i reflexió amb petits grups sobre els continguts impartits i enconfrontació amb la pròpia realitat
    • Discussió en grup amb dinàmica de preguntes/respostes
    • Exercicis vivencials
    • Desenvolupament i recerca de recursos propis
    • Material audiovisual: PowerPointDocents:David Garriga Guitart. Diplomat en Infermeria. Màster en Món Àrab i Islàmic, Universitat de Barcelona. Llicenciat en Psicologia i CriminologiaDirigit a: Professionals de diferents àmbits sanitaris: atenció especialitzada, primària, hospitalària i d’altres disciplines interessats en aprofundir en aquest perfil de pacient. No d’hores: 5
    • Inscripcions: http://www.ascisam.cat
    • No de places : 30
    • Preus: Socis Ascisam:30€ Residents: 35€ Altres: 45€

Libro: Las Legiones de Satán: Asesinos en Serie en Tierras del Islam

Es un placer para mi poder presentaros mi nuevo libro: LAS LEGIONES DE SATÁN: ASESINOS EN SERIE EN TIERRAS DEL ISLAM”

IMG_3119

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Editado por Tyrannosaurus Entertainment, Books & Cards

Prologado por tres grandes profesionales criminólogos: Vicente Garrido Genovés, Felix Rios y Juan Francisco Alcaraz Albertos

Los asesinos en serie han tenido y tienen una considerable repercusión a nivel social. Han existido, existen y existirán, aunque nos pese, por todo el mundo y en cualquier época. Tomando este hilo conductor, en este libro, he querido aproximar al lector a un viaje a tierras del islam de la mano de cinco asesinos en serie reales, en donde la corrupción, los intereses y el dinero desempeñaran una  eficaz tapadera para estos criminales.

 Uno de los objetivos de este libro es dar a conocer algunos de los asesinos seriales menos mediáticos y que por su modus operandi podrían llegar a parecer mucho más atroces y violentos que los perpetrados en otros países como Estados Unidos o España y de los que la mayoría tenemos alguna referencia. En esta obra acerco a la persona a través de tres apartados a la sociedad, política y jurisprudencia de diferentes países en tierras del islam. Relatando los hechos criminológicos, muchos de ellos que por censura no han llegado a la luz pública, de cinco de los asesinos más atroces que actuaron en diferentes países árabes. Ellos son: Mohammad Omar (Yemen), Raya y Sakina (Egipto), Javed Iqbal (Pakistán), George y Michael (Líbano) y Abdelali Amer (Marruecos).

Para ellos la obra esta dividida en cinco capítulos (uno para cada asesino) y cada capítulo en tres apartados (una introducción al país, el relato novelado  y los hechos reales del caso).

Escribir sobre estos crímenes en tierras del islam y sobre todo desde un punto de vista crítico supone un proyecto arriesgado, pero es un deber dar a conocer unos casos que no por ocurrir en determinados países ni bajo regímenes políticos especiales se tengan que callar, sobre todo por respeto a los familiares de las víctimas que a veces lloran a sus seres queridos en el más puro silencio dictatorial. A la vez, este obra podrá  ser de gran ayudar a todos los interesados en estos temas, para introducirse en el mundo del asesinato en serie, que no se detengan en los criminales occidentales y apuesten por conocer las características y motivaciones de los asesinos en serie que encontramos al otro lado del Mediterráneo.

La obra está realizada desde el país de residencia de los asesinos y durante un periodo  de dos años de investigación in situ. En los cuales no han faltado amenazas y “sugerencias” de no entrometerme en la investigación.

Biografía del autor:

David Garriga Guitart, (Berga, 1971) es diplomado en enfermería y licenciado en psicología y en criminología por la Universidad de Barcelona. Conocedor e interesado por el mundo árabe e islámico cursó el Máster en Mundo Árabe e Islámico en la Universidad de Barcelona y es Especialista Universitario en Terrorismo Yihadista por la universidad de Pablo Olavide de Sevilla. Socio del SEIPC (Sociedad Española de Investigación en Perfiles Criminológicos) ha trabajado muy de cerca, desde la criminología, las características de los asesinos en serie en diferentes países árabes.

Actualmente se dedica a parte de su trabajo a colaborar con diferentes instituciones y hospitales para hacer llegar la cultura del mundo arabo-islámico a los profesionales de la salud.

Autor de “Del Bimaristán al hospital psiquiátrico: historia de la enfermería y la salud mental en el islam”, libro de cabecera en la historia de la psiquiatría y de los cuidados a los enfermos mentales durante las épocas de apogeo del islam, desde su aparición hasta al-ándalus.

Prólogos

 “Las legiones de Satán: Asesinos en serie en tierras del islam” es un libro único, fascinante. Presenta una estructura muy novedosa: cada capítulo encierra una introducción del país en el que se producen los crímenes que se van a considerar,  seguido de un relato literario donde se cuenta la historia del asesino, y finalmente David Garriga examina desde la perspectiva de la Criminología el caso, ofreciendo datos del sistema de justicia del país y una explicación muy valiosa de los principales hitos del asesino y sus crímenes.

El islam tiene sus propios asesinos, porque la figura del asesino en serie no conoce fronteras geográficas, culturales o religiosas. El lugar y la época, eso sí, tiñen aspectos del modus operandi, y generan también ideas y escenarios propios donde matar. Por ejemplo, en el primer capítulo, donde el asesino en serie utiliza su lugar de trabajo para acabar con sus víctimas, que no es otro que la morgue, el lector se pregunta incrédulo cómo fue posible. ¡En la facultad de Medicina! ¡Y los guardas daban permiso a las jóvenes estudiantes para que entraran en la morgue… sin que nunca volvieran a salir! Pero entonces es claro que el país importa: Es Yemen, y lo que en Occidente hubiera sido impensable, allá fue un hecho bien real.

Pero, más allá de estas diferencias culturales, comprobamos que el asesino en serie es, en un sentido esencial, el mismo en cualquier lugar del mundo. El asesino serial británico (todavía vivo) Ian Brady, escribió en su obra Las puertas de Jano:

¿No es el mal el elemento más verdadero de la satisfacción humana, el estado psicológico al que él [hombre] más profundamente aspira y se siente inexorablemente deseoso de abrazar? Constituyendo una fuente de vitalidad y energía espontáneas, la maldad difumina la frontera mundana de la existencia ‘normal’, galvanizando los sentidos y llevando vibraciones positivas al mundo. Es una faceta del carácter humano que disfruta en la oscuridad de la mente y sobre la que descansa la mayor parte de su vida. El mal procura la intoxicación sin estimulantes artificiales.

Ese secreto oscuro anida también en el bestiario del Islam: esa ansia interior, esa necesidad de encontrar un bálsamo a una vida intolerable que provee el asesinato, junto con todo el proceso de caza previo y la posterior remembranza del mismo, una vez se ha consumado.

Por supuesto, estamos hablando de psicópatas: con la excepción de los asesinos psicóticos (como los esquizofrénicos paranoides), todos los asesinos en serie lo son. Pero no todos los psicópatas son asesinos en serie, o incluso criminales. Por qué sólo unos pocos psicópatas se inclinan por matar, es algo que no sabemos. La mayoría de los psicópatas son integrados: se contenta con hacer miserable la vida de los demás, explotando y engañando a los que pueden manipular. Mi opinión es que estos psicópatas logran suficiente satisfacción controlando el ambiente inmediato (familia, trabajo, ocio) de sus vidas, y no precisan emplear una violencia explícita (aunque pueden ser muy crueles psicológicamente).

Algunos, sin embargo, necesitan más. Quizás porque aprendieron el poder de la violencia desde niños debido a los abusos recibidos (como uno de los capítulos de este libro enseña), o a través de una exposición intensa a un mundo de fantasía violenta (mediante novelas, películas e Internet en la actualidad), empezaron a anhelar ser dueños de una vida diferente, donde pudieran alcanzar una plenitud que la vida rutinaria les negaba.

En conclusión, yo pienso que no hay una  causa única que pueda explicar el origen del asesinato en serie. La ecuación fundamental parecer ser ésta: una personalidad psicopática que interpreta los acontecimientos que le suceden (sean estos traumáticos o no) de un modo particular. Esta forma peculiar de pensar del futuro asesino le permite ir imaginando progresivamente el control total de la vida humana como la forma idónea en quiere relacionarse con el mundo.

Hay un ansia; una compulsión si se quiere… Y esto es algo que se ve plenamente en el libro de David Garriga: ya sea por lucro, por odio o venganza, o por sadismo sexual… el asesino va orientando su vida hacia lo que es la personalidad esencial, aquello en que finalmente el sujeto quiere convertirse. Y resulta muy decepcionante el modo en que los casos que se relatan aquí terminan frente a la justicia: sistemas de justicia ineficaces y corruptos, del todo inapropiados para enfrentarse a estos individuos que hacen de esa búsqueda de su naturaleza esencial el fin de sus vidas.

Felicito al autor por su trabajo y originalidad al plantear este libro, repito, único, en el que se puede comprobar que, por desgracia, el asesino en serie forma parte de nuestra especie, sin que importe a qué dios dirigimos nuestras oraciones. 

Vicente Garrido Genovés

Criminólogo, psicólogo y escritor

 

 

Prólogo 

Cuando David Garriga contactó conmigo a fin de encontrar una salida editorial a su obra, y pedirme consejo sobre como divulgar la misma, pensé que se podría tratar de uno más de tantos estudiantes de criminología o titulados, que pensaban erróneamente, que podían hacerse ricos de la noche a la mañana con relatos morbosos sobre crímenes, repitiendo las palabras de otro escritor o periodista. Ese tipo de profesionales de la “criminología de salón” que tanto detesto y que han llegado casi a convertir en este país, a la criminología en una ciencia muerta.

Muy por el contrario, me encontré con un criminólogo puro y vocacional, que había empelado su tiempo, dinero y recursos en viajar por países islámicos para vivir más de cerca las experiencias, memoria y documentos de los asesinos que quería retratar en su libro. La obra de David, supuso una brisa de aire fresco en la criminología que reside en una habitación enturbiada y soporífera, donde todo el mundo habla de los mismos casos, y los mismos asesinos de siempre, intentando ganar dinero con ello, en cursos de perfilación que nada práctico enseñan a nadie, porque nada práctico conocen sus mal llamados profesores.

Lo más asombroso de todo, fue la coincidencia de la lectura del primer capítulo, curiosamente ambientado en Yemen, un país del que conozco innumerables historias al haber convivido veinte años con un embajador del Imán en el exilio del que fui secretario, fallecido precisamente en esos días de febrero de 2014. Cada página que leía, me traía recuerdos que evocaba perfectamente, imaginándome las calles y personajes de Sanaá, una ciudad milenaria fundada por los descendientes de la Reina de Saba.

Pero lo mejor de todo fue ver como David, enfocaba los personajes desde el punto de vista interno, explicando las emociones que cada asesino vive dentro de sí mismo antes, durante y tras la comisión de cada crimen, logrando una subjetividad científica pero fluidamente literaria, y es que David, entiende perfectamente esos aspectos límite psiquiátricos que pululan en la conducta de este tipo de asesinos, al haber profundizado en el estudio médico de pacientes en hospitales árabes en sus viajes.

Siempre he mantenido en mis conferencias que en occidente, los asesinos múltiples  en general y los seriales en particular, nada tienen que envidiar a sus homónimos de oriente, siendo escasos los trabajos y estudios que llegan a Europa y el continente americano, sobre estos depredadores en Japón, China, África y el hermético mundo árabe.

Sólo me queda añadir que, siendo una persona que nunca ve series policíacas o lee libros de suspense (me siento como si continuara trabajando en esas horas de descanso), “Las legiones de Satán: Asesinos en serie en tierras del islam”, ha sido un relato intenso, apasionante y de gran interés científico, demostrando el valor y la originalidad con que David Garriga, su autor, se ha asomado al abismo de los monstruos, al que Nitze, Ressler y otros menos conocidos como Garrido, Otín, Velazco y yo mismo, nos hemos asomado teniendo que entrar en la oscuridad. Y es que, tal y como oí hace pocos días de labios de Juan Ignacio Blanco, precursor de la criminología forense en España: “matar, el acto de matar, es un placer”, y sólo quienes llegamos a ponernos en el papel del monstruo para intentar atraparlo, sabemos el complejo significado de dicha frase.

 

Félix Ríos Abréu

Criminólogo y Perito Judicial

 

Prólogo

Cuando recibes una petición de otro colega para participar en un libro realizando un prólogo, automáticamente se activan dos sentimientos, el primero de ellos, estar a la altura de la petición solicitada, y segundo, no mentir al hacerlo, ello obliga a la lectura y comprensión del mismo siendo la consecuencia una pre-evaluación de dicha lectura.

Pero además existe un plus cuando estamos hablando como es mi caso de un puro investigador criminológico, me explico “yo no sé mentir en temas profesionales”. No sé si esta circunstancia es buena o mala para el autor, pero sigo la ley natural establecida por los criminólogos “las cosas hay que decirlas en conciencia y creencia criminológica, aunque sean políticamente incorrectas”. A las personas que no les guste tienen todo el derecho a no ser criminólogos.

Estas premisas me llevan a decir que en materia de asesinato en serie, existen básicamente dos tipos de público, los puramente teórico-empíricos, los cuales, buscan aprendizaje en los libros que leen; y los puramente emotivos, que buscan una serie de emociones aparejadas al fenómeno criminológico del asesinato en serie (escarnio, sensacionalismo, fascinación, etc.).

Pues bien, este libro recoge una doble perspectiva como es el enfoque narrativo-técnico de dicho fenómeno, cumpliendo con creces ambas perspectivas anteriormente expuestas, lo que lo hace recomendable en su lectura para cualquier público, tanto el que tiene conocimientos como el que no en materia de asesinato en serie.

Dentro de su contenido narrativo, realiza una exposición descriptiva  bella y exótica de los hechos acontecidos, que nos trasladan a una visión romántica del asesinato, haciéndonos olvidar por un momento la cruda realidad que representan dichas muertes.

En su aspecto teórico, integra una estructuración puramente empírica que tuve la satisfacción de compartir con David Garriga en uno de los cursos realizados por dicho autor en SEIPC, concretamente el que yo mismo imparto sobre “Asesinato en Serie”. El autor aplica los parámetros de estructuración de los elementos básicos del asesinato en serie, tal y como, contemplo en mis estudios de doctorado.

Pero no sólo estructura sino que en cada caso aporta ejemplos ilustrativos de otros asesinos en serie semejantes, contemplando la igualdad del fenómeno en cualquier país del mundo, haciendo un análisis judicial y real de la propia realidad de los acontecimientos, lo cual demuestra la gran tarea investigativa que se plasma en este libro.

Como investigador a mi saber y entender, este libro cumple los requisitos fundamentales para ser una obra de obligada referencia en el campo del asesinato en serie, como son, seriedad, sustrato empírico y documentación real.

Por mi parte felicito a los autores que participan en dicho libro y puntualmente a David Garriga, primero por entender mis estudios sobre la figura criminológica del asesinato en serie, de forma tan fascinante, pero sobre todo, por darles la oportunidad de ser aplicados a casos prácticos reales.

Sea por ello mi agradecimiento por dar a luz una obra que cualquier estudioso o interesado en el tema del asesinato en serie debería tener en sus estanterías, si se precia de mantener el interés por estos individuos inhumanos, crueles y terriblemente salvajes, que como queda constatado, existen como fenómeno transnacional e intercultural, teniendo reflejo en cualquier recóndito lugar de este planeta.

Juan Fco. Alcaraz Albertos

Criminólogo. Presidente de SEIPC.

 

 

 

Entrevista de la Universitat d’Infermeria Manresa

RECOMANACIÓ D’UN LLIBRE.

Publicat el 17 febrer 2014 per 

Bon Dilluns a tothom!

L’entrada d’aquest dilluns és diferent de les que hem realitzat fins ara. Avui volem aprofitar per recomanar-vos un llibre i per suposat, al seu fantàstic autor.

AUTOR.

David Garriga Guitart és un ex-alumne d’Infermeria de la Fundació universitària del Bages. A part d’una diplomatura en Infermeria, també està llicenciat en Psicologia, en Criminologia i graduat en Criminologia i Política Criminal. Però la seva formació no acaba aquí, conta amb Màsters, Post-graus, especialitzacions i diversos cursos.  La suma d’aquests coneixements el porten a publicar el seu llibre: “DEL BIMARISTÁN AL HOSPITAL PSIQUIÁTRICO: HISTORIA DE LA ENFERMERÍA Y LA SALUD MENTAL EN EL ISLAM”, el qual va sortir a la venda l’any 2010.  

LLIBRE :“DEL BIMARISTÁN AL HOSPITAL PSIQUIÁTRICO: HISTORIA DE LA ENFERMERÍA Y LA SALUD MENTAL EN EL ISLAM”:

Tal com indica el títol, dins del llibre trobarem informació relacionada amb el món de l’islam, la seva història en la Salut Mental i el paper de la infermeria.

El llibre està dirigit a públic de tot tipus (especialista i no especialista en la matèria) i la seva forma de redacció el converteix en una lectura molt amena.

Al començament, per situar al lector, trobem una explicació sobres el Judaisme, el Cristianisme i l’Islam (les tres religions monoteistes). Seguidament, hi ha un enfocament en la religió Islàmica, on podrem llegir les seves idees principals.

Una vegada el lector té uns coneixements bàsics del tema, comença un recorregut per la història de l’Islam, des de la primera època fins l’Andalus.

ENTREVISTA:

· Infermer, psicòleg, criminòleg… què porta a una persona a endinsar-se en tants mons?

Hi ha una dita del Profeta Muhammad que diu: “Busqueu el coneixement encara que sigui a la Xina”. Tot i que m’he llicenciat en Psicologia i Criminologia i col·laboro des d’ aquesta formació amb diferents institucions sobre el tema,  la meva feina, després de 20 anys, segueix sent la infermeria.  Quan vaig començar a estudiar-la,  no tenia molt clar que m’arribés a agradar. Poc a poc anava  adquirint molts coneixements que em servien per tenir una bona base en cures  d’infermeria, coneixements mèdics, tracte amb els usuaris… , a través d’ells, adquiria unes eines per seguir formant-me i ampliar la informació en especialitats que em cridessin més l’atenció.  A mi em va passar amb l’assignatura de salut mental. Les classes em fascinaven i a les practiques ja va ser on vaig tenir clar que era l’especialitat que volia seguir.

Després tot ha sigut curiositat, volia saber més sobre la salut mental i una de les carreres que m’oferia uns coneixements més dirigits a entendre al malalt, al seu entorn, a saber més sobre  la malaltia psiquiàtrica,  era la carrera de psicologia. Per sort o no, el destí em va porta a treballar en el Centre Penitenciari de Can Brians a la Unitat de Psiquiatria ara fa deu anys i la curiositat de la relació entre malalt mental i delicte em va animar a formar-me en criminologia. Totes tres semblen molt diferents però mantenen una curiosa connexió.

· Després de realitzar tots aquests estudis, veus la infermeria amb una perspectiva diferent?

La infermeria es una de les poques formacions universitàries que en pocs anys ha evolucionat i ha canviat considerablement, adaptant-se contínuament a les necessitats de la societat amb la que tenia que conviure. De ment més holística, busca poder tenir eines per poder entendre la cada vegada més multicultural població amb la que treballa.   Ha passat de Diplomatura a Grau, inclou un segon idioma, a part del català i castellà, i  amb uns coneixements no tan sols a nivell teòric sinó també pràctic equiparables a la majoria de les ciències de la salut.  Com deia un amic meu una vegada i que la definia molt be: la infermeria és un tres en un: és un art, una ciència i una professió. Un art per que compte i requereix d’unes habilitats que depenen del segell de la persona que les realitza, una ciència per que requereix d’uns coneixements de la pròpia disciplina i una professió per que la infermera ha d’assumir unes responsabilitats pròpies.  Totes aquestes qualitats que defineixen a la infermera no serien possibles si no hi hagués una evolució i un moviment en la formació dels professionals, i en aquest aspecte, m’alegra veure que la carrera segueix el ritme de les demandes socials de l’època que li toca viure.

Una de les moltes avantatges d’estudiar infermeria, segons el meu punt de vista, es la gran perspectiva que et dona de moltes facetes de la vida, contribueix  a plantejar-te moltes coses, et dóna eines per qüestionar-ne d’altres, a conèixer-te millor a tu i a l’altre, a potenciar l’empatia… i totes aquestes qualitats ajuden  per poder-te moure amb molta més facilitat en altres carreres formatives, feines i situacions de la vida.

· D’on et ve aquesta fascinació per la cultura islàmica?

Des de petit a casa sempre ha estat a l’aire el tema musulmà d’una manera positiva i normalitzada. Tot i que no es veien en els anys 80 hiyabs ni gel·labes pel carrer el fet de tenir un avi que fes el servei militar a Ceuta i se’n portés una bona experiència va facilitar que el món àrab no fos estrany per mi.

De més gran vaig aprendre àrab com a idioma i vaig tenir la sort de matricular-me  al Màster de Món Àrab i Islàmic de la UB amb la gran fortuna de trobar un professorat que estimava la cultura islàmica, transmetent-nos a tots els alumnes aquest sentiment. Amb els coneixements que anava adquirint vaig poder aprofundir en la salut mental i en la infermeria en el mon àrab, els seus tractaments, hospitals… i sobre tot per que se’m va plantejar una pregunta que no havia pogut resoldre: si els infermers “occidentals” tenim com a referent a Florence Nightingale i Virginia Henderson, a qui  tenen de referent les infermeres que estudien a Egipte, Jordània o a Aràbia Saudita?

· Quan sorgeix la idea d’escriure un llibre?

Relacionat amb l’anterior pregunta. Vaig anar a diferents universitats d’infermeria de països àrabs amb majoria islàmica, llegint les seves matèries en el camp de la historia de la infermeria i de la salut mental, arribant a descobrir que ells tenien una historia prèvia diferent i molt més antiga que nosaltres. Per exemple, la seva referencia de primera infermera era una noia anomenada Rufaida. Aquesta noia va estar al costat del Profeta Muhammad  i va ajudar a l’atenció dels ferits caiguts en les diferents batalles. Organitzava i dirigia, ja en el segle VII dC, grups de dones que atenien les baixes en el camp de batalla. Va ser acreditada com a líder en les cures de salut construint les primeres tendes – clíniques per la cura dels malalts. Moltes similituds amb Florence Nightingale i tretze segles abans!!!

Un dels objectius del llibre era donar a conèixer la infermeria en una altre cultura i veure que també hi ha hagut ciència més enllà del Mediterrani.

· Quines són les teves perspectives de futur?

Actualment, en l’àmbit de la infermeria segueixo treballant a la Unitat d’Hospitalització Psiquiàtrica Penitenciària i espero que per molts anys. Com a voluntari col·laboro en l’entitat Bayt al-Thaqafa, una institució sense ànim de lucre que ajuda a la integració dels nou vinguts a Catalunya, sobre tot des de països àrabs. A nivell formatiu, aportant els meus coneixements a les universitats i escoles que ho sol·liciten relacionats sobre salut i islam. En l ‘ambit de la criminologia treballo com analista en terrorisme yihadista per l’exèrcit espanyol per la detecció i prevenció d’atentats.

 ARTICLES:

Garriga no és tant sols autor d’aquest llibre que us hem presentat, sinó que ha publicat diversos articles relacionats amb el tema. Tot seguit us deixem dos enllaços a les seves publicacions:

El enfermo mental, una prioridad para la medicina y la enfermería en las primeras épocas del Islam: Un article enfocat als primers hospitals ( coneguts com Bimaristán) del món islàmic.

http://www.webislam.com/articulos/91660-el_enfermo_mental_una_prioridad_para_la_medicina_y_la_enfermeria_en_las_primeras.html

Papel de la enfermería en l mundo árabe: tracta del paper de la dona musulmana en la infermeria del món islàmic.

http://www.webislam.com/articulos/91427-el_papel_de_la_enfermeria_en_el_mundo_arabe.html

BLOC:

Tots els que estigueu interessats en saber més coses d’en David i de les seves publicacions, uns animem a passar per el seu bloc. No us en penedireu!

Link: https://davidgarriga.wordpress.com

Esperem que després d’haver llegit aquest entrada, molts de vosaltres tingueu pensat llegir-vos el llibre. Volem donar les gràcies a en David per permetre’ns parlar de la seva obra a tots vosaltres.

Fins la setmana que ve!

Gisela Serrano Cañadas i Núria Soler Delgado

Estudiants de 4t curs d’infermeria

 

http://blocs.fub.edu/infermeriafub/

Castellano:

AUTOR .

David Garriga Guitart es un ex- alumno de Enfermería de la Fundación Universitaria del Bages.

Aparte de una diplomatura en Enfermería , también está licenciado en Psicología , Criminología y graduado en Criminología y Política Criminal . Pero su formación no acaba aquí , cuenta con Masters , Post- grados , especializaciones y diversos cursos . La suma de estos conocimientos lo llevan a publicar su libro : “DEL Bimaristan AL hospital psiquiátrico : HISTORIA DE LA ENFERMERÍA Y LA SALUD MENTAL EN EL ISLAM ” , el cual salió a la venta en 2010 .

LIBRO : ” EL Bimaristan AL hospital psiquiátrico : HISTORIA DE LA ENFERMERÍA Y LA SALUD MENTAL EN EL ISLAM ” :

Tal como indica el título , dentro del libro encontraremos información relacionada con el mundo del Islam , su historia en la Salud Mental y el papel de la enfermería .

El libro está dirigido a público de todo tipo (especialista y no especialista en la materia ) y su forma de redacción lo convierte en una lectura muy amena.

Al principio , para situar al lector , encontramos una explicación sobres el Judaísmo , el Cristianismo y el Islam ( las tres religiones monoteístas ) . Seguidamente , hay un enfoque en la religión Islámica , donde podremos leer sus ideas principales .

Una vez el lector tiene unos conocimientos básicos del tema , comienza un recorrido por la historia del Islam , desde la primera época hasta el Andalus .

ENTREVISTA :

· Enfermero , psicólogo , criminólogo … que lleva a una persona a adentrarse en tantos mundos ?

Hay un dicho del Profeta Muhammad que dice : “Buscad el conocimiento aunque sea en China” . Aunque me he licenciado en Psicología y Criminología y colaboro desde esta formación con diferentes instituciones sobre el tema , mi trabajo , después de 20 años , sigue siendo la enfermería . Cuando empecé a estudiarla, no tenía muy claro que me llegara a gustar . Poco a poco iba adquiriendo muchos conocimientos que me servían para tener una buena base en cuidados de enfermería, conocimientos médicos, trato con los usuarios … , a través de ellos , adquiría unas herramientas para seguir formándome y ampliar la información en especialidades que me llamaran más la atención. A mí me pasó con la asignatura de salud mental. Las clases me fascinaban y las prácticas ya fue donde tuve claro que era la especialidad que quería seguir .

Después todo ha sido curiosidad , quería saber más sobre la salud mental y una de las carreras que me ofrecía unos conocimientos más dirigidos a entender al enfermo , a su entorno , a saber más sobre la enfermedad psiquiátrica , era la carrera de psicología . Por suerte o no , el destino me lleva a trabajar en el Centro Penitenciario de Can Brians en la Unidad de Psiquiatría hace diez años y la curiosidad de la relación entre enfermo mental y delito me animó a formarme en criminología . Las tres parecen muy diferentes pero mantienen una curiosa conexión.

· Después de realizar todos estos estudios , ves la enfermería con una perspectiva diferente?

La enfermería es una de las pocas formaciones universitarias que en pocos años ha evolucionado y ha cambiado considerablemente , adaptándose continuamente a las necesidades de la sociedad con la que tenía que convivir . De mente más holística , busca poder tener herramientas para poder entender la cada vez más multicultural población con la que trabaja . Ha pasado de Diplomatura a Grado , incluye un segundo idioma , aparte del catalán y castellano , y con unos conocimientos no sólo a nivel teórico sino también práctico equiparables a la mayoría de las ciencias de la salud . Como decía un amigo mío una vez y que la definía muy bien : la enfermería es un tres en uno: es un arte , una ciencia y una profesión . Un arte para que cuenta y requiere de unas habilidades que dependen del sello de la persona que las realiza , una ciencia para que requiere de unos conocimientos de la propia disciplina y una profesión para que la enfermera debe asumir unas responsabilidades propias . Todas estas cualidades que definen a la enfermera no serían posibles si no hubiera una evolución y un movimiento en la formación de los profesionales , y en este aspecto , me alegra ver que la carrera sigue el ritmo de las demandas sociales de la época que le toca vivir .

Una de las muchas ventajas de estudiar enfermería , según mi punto de vista , es la gran perspectiva que te da de muchas facetas de la vida , contribuye a plantearte muchas cosas , te da herramientas para cuestionar a otros , a conocerte mejor a ti y al otro , a potenciar la empatía … y todas estas cualidades ayudan para poderte mover con mucha más facilidad en otras carreras formativas , trabajos y situaciones de la vida .

· De dónde te viene esa fascinación por la cultura islámica ?

Desde pequeño en casa siempre ha estado en el aire el tema musulmán de una manera positiva y normalizada . Aunque no se veían en los años 80 hiyab ni chilabas por la calle el hecho de tener un abuelo que hiciera el servicio militar en Ceuta y se llevara una buena experiencia facilitó que el mundo árabe no fuera extraño para mí .

De mayor aprendí árabe como idioma y tuve la suerte de matricularme en el Master de Mundo Árabe e Islámico de la UB con la gran fortuna de encontrar un profesorado que estimaba la cultura islámica , transmitiendo a todos los alumnos este sentimiento . Con los conocimientos que iba adquiriendo pude profundizar en la salud mental y en la enfermería en el mundo árabe , sus tratamientos , hospitales … y sobre todo para que se me planteó una pregunta que no había podido resolver : si los enfermeros ” occidentales ” tenemos como referente a Florence Nightingale y Virginia Henderson , a quienes tienen de referente las enfermeras que estudian en Egipto , Jordania o Arabia Saudita ?

· Cuando surge la idea de escribir un libro ?

Relacionado con la anterior pregunta . Fui a diferentes universidades de enfermería de países árabes con mayoría islámica , leyendo sus materias en el campo de la historia de la enfermería y de la salud mental , llegando a descubrir que ellos tenían una historia previa diferente y mucho más antigua que nosotros . Por ejemplo , su referencia de primera enfermera era una chica llamada Rufaida . Esta chica estuvo al lado del Profeta Muhammad y ayudó a la atención de los heridos caídos en las diferentes batallas . Organizaba y dirigía , ya en el siglo VII dC , grupos de mujeres que atendían las bajas en el campo de batalla . Fue acreditada como líder en los cuidados de salud construyendo las primeras tiendas – clínicas para el cuidado de los enfermos . Muchas similitudes con Florence Nightingale y trece siglos antes !

Uno de los objetivos del libro era dar a conocer la enfermería en otra cultura y ver que también ha habido ciencia más allá del Mediterráneo .

· ¿Cuáles son tus perspectivas de futuro ?

Actualmente , en el ámbito de la enfermería sigo trabajando en la Unidad de Hospitalización Psiquiátrica Penitenciaria y espero que por muchos años . Como voluntario colaboro en la entidad Bayt al- Thaqafa , una institución sin ánimo de lucro que ayuda a la integración de los recién llegados a Cataluña, sobre todo desde países árabes . A nivel formativo , aportando mis conocimientos en las universidades y escuelas que lo soliciten relacionados sobre salud e islam . En el ámbito de la criminología trabajo como analista en terrorismo yihadista por el ejército español para la detección y prevención de atentados .

El enfermo mental, una prioridad para la medicina y la enfermería en las primeras épocas del islam

03/11/2013 – Autor: David Garriga Guitart – Fuente: Del Bimaristan al hospital psiquiátrico

 

 

<!– –>

Maristan Sidi Frej

Primeros hospitales psiquiátricos, el Bimaristán.

La palabra bimaristán en el mundo islámico se empleó para referirse a los establecimientos donde los enfermos eran acogidos, cuidados y tratados por personal cualificado, por lo que  podemos considerarlos  los primeros hospitales en el sentido moderno de la palabra, al igual que los primeros hospitales públicos, psiquiátricos y facultades de medicina de la historia. En ellos había doctores especializados en ciertas enfermedades y separaban ya, a los enfermos por sexo y patología. Una de las especialidades que ya encontramos en estos primeros hospitales es la enfermedad mental.

El hospital aparece como respuesta a una serie de necesidades, como solución a varios problemas de salud que aparecían en la época. Según Francisco Franco Sánchez, era importante controlar cuatro premisas a la hora de institucionalizar y organizar la ciencia médica: por un lado la administración de la medicina, la formación de los médicos,  los recursos que se reciben para la medicina a través de los hadices y  los diferentes pacientes a tratar,  de manera que se pudiera tener todo centralizado y controlado, factor importante en territorios tan extensos como era el islámico.

 

En este capítulo haremos una descripción de los primeros hospitales que aparecieron en Oriente y en Occidente, al igual que sus especialidades, estructura y organización, arquitectura y personal que les asistía.

Hospitales en Oriente
La primera referencia que tenemos de un bimaristán data de la época preislámica (s.III d.C.). Fundado por el monarca Shapur I en Yundishapur (jardín hermoso), situado en el actual Irán, sobrevivió a los ejércitos árabomusulmanes en el 638 d.C. y evolucionó hasta convertirse en un hospital público. Disponía de facultad de medicina y, ya en aquella época, atención psiquiátrica. Éste y la escuela de Alejandría constituyeron dos modelos a imitar para los árabes en los inicios de su incorporación al quehacer científico de la humanidad.

 

Unos años más tarde (707 d.C.) el califa Walid Ibn Abdelmálek crea el segundo bimaristán en Damasco. Por las descripciones que nos han llegado a nuestros días, éste hospital  realizaba más bien la función de segregar los enfermos, aislándolos del resto de la sociedad, en vez de curar si es que no se trataba de una leprosería o zona acotada para estos enfermos.

Durante el mandato del califa omeya Harún Ar Rashid (786-809) encontramos en Bagdad la primera institución de acogida de locos, Dayr Hizquil (casa para locos). En ella se potenció la formación de sus médicos y con ello, la aparición de un sistema reglado de estudios en el sentido moderno del término. Los médicos impartían sus enseñanzas a los estudiantes de medicina y les entregaban los diplomas acreditativos de dicha formación (iyaza). En el siglo X, Bagdad  ya contaba con seis hospitales distribuidos por los diferentes barrios de la ciudad. Uno de los más importantes fue el fundado en 982 d.C. por Adud Ad Daula en la parte occidental de la ciudad, conocido con el nombre de bimaristán Adudi. Importante fue la creación de la Casa de la Sabiduría (Beit al Hikma) en el año 832 d.C. por el mismo Harún Ar Rashid en la que se llegó a publicar casos clínicos de diferentes pacientes y especialidades recogidas con el nombre de  diario de casos.

 

En El Cairo, el primer hospital, llamado bimaristán al Mansur (827 d.C.), se fundó bajo el mandato de Ibn Tulún y fue modelo a seguir. Aunque al principio fue utilizado como manicomio (muristán), aplicaba unas limitaciones en cuanto a los ingresos negando su entrada a soldados y esclavos, pero si aceptaba enfermos mentales. Más adelante admitió todo tipo de pacientes. Contaba con su propia biblioteca que acogía más de 100.000 libros. El árabe fue la lengua internacional del saber gracias a la traducción y transmisión de conocimientos que tuvo lugar en las capitales musulmanas más importantes de la época (Damasco, El Cairo y Bagdad). Es en éste período que empieza a desarrollarse una asistencia  más humana para los enfermos mentales, más respetuosa con sus sufrimientos, y se separan físicamente, cada vez más, los hospitales asistenciales de dolencias somáticas de los hospitales para los enfermos mentales.

Otro bimaristán del que tenemos referencia es el de Nur ad Din, en Damasco (Siria). Data del año 1154 d.C. y es uno de los edificios más famosos de Damasco. Según nos relata el viajero Ibn Yubair, se consideraba una de las construcciones más novedosas y refinadas de la época (Figura-1). Su puerta, de madera con incrustaciones magníficas, es una obra de arte y su diseñador, conocido como al Muhandis (el ingeniero), fue médico del bimaristán. Al igual que en otros hospitales, se combinaba las enseñanzas a futuros médicos con la asistencia terapéutica. La entrada al hospital se encuentra en el lado occidental del edificio. En el interior, cuatro iwáns: el del sur, con el mihrab; el del este, el más grande, se utilizaba para las reuniones y conferencias de los médicos. La historia nos explica que el sultán Al Mansur Qalawun fue curado en éste hospital de una enfermedad mortal. Los tratos recibidos y la arquitectura funcional del bimaristán le sirvió de inspiración para construir otro en el Cairo. Actualmente podemos encontrar en él el Museo de Medicina y Ciencias Árabes de la ciudad.

 

La disposición arquitectónica del hospital y la distribución de sus elementos no era gratuita, sus elementos estaban en función del edificio para la curación de los enfermos. El objetivo de su construcción era actuar sobre el psiquismo de los pacientes a través de su máxima: “la belleza, basada en el equilibrio, la proporción y el ritmo, es sanadora”. Eso en cuanto a su distribución interior; respecto a  su localización, siempre se encontraba en  medio de las ciudades, para facilitar las visitas de la familia al enfermo, actividad que para los médicos de la época era imprescindible para su pronta mejoría.

En Els viatges d’Ibn Jubair, el autor nos describe el hospital de El Cairo en el 1183:

“Y entre lo que vimos, también es un honor para este sultán el hospital que está en la ciudad de El Cairo. Es un precioso palacio, de una belleza y un espacio considerables, que él ha dedicado por ésta acción meritoria, con el fin de ganar la recompensa y la remuneración del más allá. Ha nombrado un director, hombre de ciencia, a quien ha confiado los armarios de los remedios y a quien ha encargado la preparación de los elixires y su administración según las variedades de sus géneros.
En las estancias de éste palacio han estado colocadas camas para el uso de los enfermos, una camas perfectamente dispuestas y cubiertas de ropa. Éste director tiene bajo sus órdenes unos sirvientes la misión de los cuales, mañana y tarde, es verificar el estado de los pacientes y administrarles las bebidas y comidas que necesiten. Al lado mismo de este establecimiento hay un edificio separado para las mujeres enfermas, y ellas también tienen a alguien que les cuide.
Al lado de los dos establecimientos hay otro edificio de vasta amplitud, en el cual las habitaciones tiene barrotes de hierro. Están dedicadas a servir de celdas para los locos. También ellos tienen quien compruebe todos los días su estado y les lleve lo que necesiten.
El Sultán inspecciona todas estas instituciones mediante investigaciones e indagaciones, así como con el celo y la firmeza que las consolida”.

 

No es hasta el sultanato de Al Mansur Qalawun en 1285 en Egipto que encontramos uno de los  hospitales más grandes de la época. La estructura, muy parecida en la mayoría de los bimaristanes, estaba formado por un recinto cuadrangular con cuatro edificios alrededor de un patio con fuentes y agua que funcionaban como refrigerio y relajación de los enfermos ahí ingresados.

“Habiéndose encargado a al-Razí que escogiese el barrio más sano de Bagdad para construir un hospital, empleó el siguiente medio: suspendió unos pedazos de carne en varios barrios de la ciudad, y declaró más sano aquél donde la carne tardó más en descomponerse”.

 

Como los anteriores, no sólo disponía de pabellones separados para las diferentes enfermedades, sino que habían ya departamentos para diferentes actividades y funciones: farmacia (sharabjana, permitía disponer de un almacén de medicamentos para administrarlos con facilidad entre los pacientes. Entre éstos, se administraba el hachís, a pesar de que la ley islámica prohibió el consumo de drogas, la jurisprudencia islámica admitió su uso con fines médicos y terapéuticos), laboratorios, consultas externas, cocinas, baños, biblioteca, salas de espera, sala de oración y de lectura y sala destinada para quienes necesiten estar encadenados o sala de psiquiatría (dar ul maraftan) .

Una de las características más llamativas de dicho hospital era su capacidad. Éste era capaz de albergar a unos ocho mil pacientes, fueran hombres o mujeres, separados por especialidades médicas y controlados durante las 24 horas por personal auxiliar que velaba por su asistencia y comodidad mientras durase su ingreso.

 

También fueron los primeros en aplicar tratamientos diferentes y novedosos a los enfermos mentales. Entre ellas estaba la musicoterapia, dirigiendo la terapia hacia el murmullo del agua de las fuentes o  suaves melodías realizadas por instrumentos de la época y sensibles a la acústica, como era el laúd, el qanún o la flauta de caña y la terapia ocupacional como curación para los que padecían enfermedades mentales. A pesar del avance en tratamientos para pacientes mentales, no es hasta el siglo XIV que no tenemos constancia de hospitales mentales en Europa, construidos en la España musulmana. El primero fue en Granada en 1365 d.C.

Pero quizá el Bimaristán que expresa mejor la supremacía cultural árabe sea el de Argún, hospital psiquiátrico de Alepo (s..XIV). Fuentes de diferentes tamaños eran utilizadas para el tratamiento de la salud mental, buscando la curación a través de sonidos de agua, la luz y el espacio, pero sobre todo la música. Desde el iwán, la música interpretada por una orquesta amenizaba la vida de los pacientes.

 

Otros sanatorios mentales importantes fueron, el turco Divrigi, hecho construir por la Princesa Turan Malk en el 1260 y el de Edirne, de gran importancia por su terapia musical, construido de 1488 hasta 1498 por Bayazid II.

Hospitales en Occidente
La construcción de bimaristanes en Occidente fue más tardía. La primera referencia que tenemos es la del hospital de Marraquech construido en el 1190 d.C., conocido como el Hospital de Amir Yusuf Ibn Al Muminín Al Mansur. De él y según la descripción que nos ha llegado a nuestros días nos hace pensar en una institución de gran importancia:

 

“Edificó en la ciudad de Marrakus un hospital, como no creo que haya en el mundo otro igual. Ello fue que eligió una amplia explanada en el sitio más llano de la ciudad y mandó a los albañiles que lo hiciesen de la manera más perfecta. Lo llevaron a cabo con dibujos admirables y adornos bien hecho, que aumentaron su mérito. Mandó plantar en él, también toda clase de árboles aromáticos y frutales y le condujo muchas aguas que corrían por todas las edificaciones, además de cuatro albercas en su centro, una de ellas de mármol blanco. Luego mandó darle preciosa ropa de cama de diversas clases de lana,  algodón, seda, piel y demás en forma que excede a toda descripción y pasa a todo epíteto”.

Este hospital combinaba el trato y asistencia de manera separada  de los enfermos somáticos de los enfermos mentales, estando ambos separados físicamente en estancias diferentes.

 

Más adelante, ya en en el siglo XIII destaca el maristán de Sidi Frej en Fez (Marruecos), hospital del que se describe la variedad en la acogida de diferentes enfermedades, entre ellas, la salud mental. Construido en 1286 d.C. por el sultán meriní Yúsuf Ibn Yaqub y posiblemente fue modelo para el primer hospital psiquiátrico occidental (Valencia, 1410). Actualmente forma parte del zoco de la ciudad, rodeado de tiendas y puestos de ropa.

En la península, no tenemos referencia de la construcción de un hospital parecido a los de Oriente hasta el siglo XIV d. C.. Éste fue el maristán de Granada, posteriormente reconvertido en la casa de la moneda. Aunque algunos estudios nos pueden hacer sospechar de la presencia de algún maristán previo, en el siglo XII en la zona levantina y algunos más tardíos por Valencia y Zaragoza, no hay datos fehacientes para poder asegurarlo.

 

Del hospital granadino se conserva la lápida fundacional, en la que se puede leer tres datos de valor: la fecha de su inauguración, la de finalización y el nombre de su fundador Muhámad V . Una de las descripciones que han llegado a nuestros días de la mano de  Ibn Al Jatib podemos hacernos una idea de lo suntuoso del edificio:

“Es un compendio de las bellezas y un suntuoso edificio. Posee numerosas habitaciones, un amplio patio, aguas corrientes y saludable atmósfera, tiene numerosos almacenes y lugares para las abluciones. Disfruta de una deshogada manutención y una buena organización. Supera al hospital de Egipto por el extenso patio, lo saludable de sus aires y en sus aguas, que se precipitan a borbotones sobre la arenisca y la negra roca, ondulándose como en el mar y fluyendo hacia los árboles….
….Se permite a cualquiera que esté débil su ingreso, sólo con que él lo apruebe….
…Sobre él hay una inscripción con su buen nombre con el sultán en el extremo, inmortalizado sobre los muros para el recuerdo.”

Su ubicación seguramente no fue por casualidad, se construyó cerca de la Iglesia de San Pedro, en el barrio llamado Rabad Al Raha, cerca del río Darro.

Su asistencia estaba destinada a los musulmanes pobres, pero podía ingresar cualquier persona enferma. Posteriormente se especializó para enfermos mentales, aunque las escasas descripciones sobre los profesionales de medicina que trabajaron ahí no ayudan mucho para asegurar que sólo se trataba de un hospital psiquiátrico. Sí que se sabe, por el contrario, que en el momento de la toma de Granada por parte de los Reyes Católicos, el hospital estaba ocupado por locos y dementes, y era conocido como “Casa de Locos”. Según la descripción que realiza Francisco Franco Sánchez sobre una posible reconstrucción a través de las ruinas que quedan en pié, podemos deducir que había dos pisos sostenidos por pilares rectangulares,  con un total de unas 26 habitaciones que comunicaban entre si y que compartían varios enfermos a la vez, más otras tantas para consultas, administración  y almacenes.

  Si en el Hospital granadino se atendían enfermos mentales desde su inicio, estaríamos delante del primer psiquiátrico fundado en Europa, por delante incluso del de la Casa del Padre Jofré de Valencia del 1409.

Financiación de los bimaristanes
El dinero del que disponían los hospitales procedía del gobierno de la época y tenía que ser estable y suficiente para dar asistencia a todos los enfermos. El gasto abarcaba, no sólo el tratamiento de los pacientes sino que tenía que cubrir las comidas diarias, los medicamentos que se les administraba, las ropas que se les dejaba a los ingresados y además, cubrir una compensación de un mes de sueldo a todos los pacientes al salir del hospital. Tenía también que cubrir los salarios de los trabajadores del lugar. Un ejemplo del que se tiene referencias es el bimaristán Al Mansuri en el que se registraron unos gastos de 1 dinar por paciente y día, y un total de 1.000.000 de dirhams al día.

 

Todos éstos gastos los disponía el mismo hospital, teniendo que dar cuenta detallada de en que se gasta cada dirham. Incluso algunos recibos oficiales eran grabados sobre piedra para asegurar que todo el dinero era empleado para estos gastos.

El director del hospital era el responsable de preparar un archivo en el que se detallaban todos los gastos diarios, los balances de entradas y salidas, y el sueldo de los médicos y otros asalariados del hospital, al igual que el coste de los aparatos médicos y medicamentos dispensados. 

 

Del pago en el hospital  Nur Ad Din (1146-1174 d.C.), Ibn Yubair lo relataba de la siguiente manera:

En esta ciudad hay unas veinte madrasas y dos hospitales, antiguo y moderno. El moderno es el más importante y el más grande de los dos. Su asignación diaria es de unos 15 dinares”.

 

Organigrama
La responsabilidad en un hospital seguía una estructura piramidal. Por un lado había un director general (saúr al mardá) que manejaba todos los departamentos y sus especialidades, tenía la última palabra en las decisiones importantes del hospital, a la vez que su cargo representaba uno de los más altos puestos dentro del gobierno, siendo su opinión una de las más respetadas. Para el cargo se elegían normalmente  emires,   grandes líderes  dentro del grupo o incluso alguien del propio gobierno. Esto demostraba la importancia que los Sultanes daban al jefe del hospital, para que siempre tuvieran las mejores condiciones sanitarias tanto en el recinto asistencial como la ciudadanía. 

En los temas de la financiación, el director general también tenía la decisión y tomaba las medidas pertinentes al respecto. Para ello contaba con un ayudante, un contable, las funciones del cual era la de presentar los balances de los gastos referentes a la actividad del bimaristán.

 

Por debajo del director general, había un encargado de departamento o subdirector médico. Éste era elegido de entre los médicos de la misma especialidad, el que tuviera las mejores calificaciones  y era el responsable de su propio departamento. Según nos cuentan los relatos de la época, el médico Ar Razi, antes de ser elegido, tubo que probar su talento y conocimientos en el arte de la medicina frente a 100 competidores. Una vez fue elegido, contó con una plantilla de 24 médicos en diferentes especialidades: medicina interna, neurología, cirugía, ortopedia y también la oftalmología.

El cargo de subdirector era rotatorio, pasando por él, todos los médicos de la especialidad que tuvieran capacitación para ello.

Otro de los puestos importantes y respetados era el que ocupaba el investigador. Su función era vigilar a cada empleado del hospital (desde los médicos, farmacéuticos, hasta los cuidadores asalariados) y controlar que realizara adecuadamente su trabajo, teniendo el poder de castigar a cualquiera si era menester, incluso podía echarlo del hospital. Para ello realizaba rondas, visitaba a los pacientes para ver los que estaban cuidados y los que no, la comida que les servían, la limpieza de ellos y sus habitaciones, los turnos de visitas médicas que recibían, los médicos a su cargo y el tratamiento que los dispensaban.

El resto del personal médico se clasificaba según su especialidad, y su número dependía del tamaño del hospital aunque en general no excedía de los 24 médicos.

También se tiene referencia de un personal de farmacia, farmacéutico, y de enfermeros,  personal asalariado que ofrecía las atenciones y cuidados a los pacientes.

Los profesionales que tenían un contacto directo con el paciente del bimaristán eran básicamente médicos y enfermeros, los cuales se encargaban de mantener limpio el hospital, a la vez que cuidaban y atendían a los pacientes que ingresaban. Por la mañana se visitaba a los pacientes y se prescribía el tratamiento, por la tarde se visitaba de nuevo a los pacientes y seguidamente se realizaban unas horas de clase, como profesor o como alumno. Los turnos estaban realizados para mantener el descanso del paciente y crearle las mínimas molestias, por lo que se dividían en 2 turnos, mañana y noche.

 

Los pacientes eran ingresados en el bimaristán previa admisión médica y podían permanecer todo el tiempo que necesitasen para su sanación y recuperación. Sus nombres eran anotados en unas listas donde constaban así mismo los tratamientos y cuidados que debían tener cada uno. El tratamiento era gratuito para todos ellos, fuese cual fuese su sexo, raza o condición económica, incluso creencia religiosa. Además disponían de una remuneración económica a la salida del bimaristán, para que pudieran estar unos días de recuperación en casa sin tener que incorporarse inmediatamente al trabajo.

La creación de hospitales en Al Ándalus fue, como hemos mencionado antes, muy tardía. A pesar de que se sabía de su existencia  por algunos médicos andalusíes que habían trabajado en ellos en Oriente, no se vio la necesidad de crear una institución parecida en la península. No es hasta el siglo XIV que encontramos el maristán de Granada, construido bajo la dinastía nazarí, el cual, según los investigadores, estaba dedicado al encierro y tratamiento de los locos.

 

Tenemos una descripción en los textos de León el Africano sobre los hospitales para locos de la época:

“Existen en este hospital algunas estancias para los locos, de los que tiran piedras o provocan otros daños, encadenándoseles allí y teniéndolos tras cerrojos, con las ventanas enrejadas por ciertos barrotes de una madera muy dura. Hay un guardián que les da de comer y que, si ve alguno inquieto, lo aplaca con un bastón que siempre porta consigo al efecto. Sucede en ocasiones que, al acercarse algún visitante a esas estancias de los dementes, éstos los llaman y se les quejan de que, estando ya sanos, los tengan todavía encerrados y soportando a diario las maldades de los guardas. Creyendo en sus palabras, llegan algunos a arrimarse a su ventana, sintiéndose al momento atrapados por la ropa mientras llenan la cara de excrementos, pues aunque allí hay letrinas, los locos vacían sus vientres en mitad de las alcobas, de modo que los vigilantes deben andar limpiando de continuo la porquería, así como poniendo sobre aviso a los forasteros de que no se acerquen a tales estancias. Cuenta el hospital con cuantos hombres necesita en punto a escribientes, mandaderos, guardianes, cocineros y los que atienden a los enfermos, con buen estipendio para cada uno; de joven estuve en él dos años oficiando de escriba según suelen hacer los muchachos estudiantes, y con salario de tres ducados al mes.”(León Africano, J.).

 

Los bimaristanes y su manera de funcionar nos llegan a través de los siglos, para poder aprender a recuperar ese trato más humano frente a una sociedad y una medicina cada vez menos personalizada en cuanto a la interacción médico-paciente. Su perspectiva pone en entredicho sobre todo a la actual estigmatización y la difícil integración social del paciente psiquiátrico.

Link: http://www.webislam.com/articulos/91660-el_enfermo_mental_una_prioridad_para_la_medicina_y_la_enfermeria_en_las_primeras.html

El papel de la enfermería en el mundo árabe

Del bimaristán al hospital psiquiatrico

16/10/2013 – Autor: David Garriga Guitart – Fuente: Blog David Garriga

 

Mujeres dando asistencia sanitaria

Mujeres dando asistencia sanitaria

La cultura islámica, desde el principio de sus tiempos (siglo VII d.C.), ha ido evolucionando hasta nuestros días, entre momentos de gloria y esplendor, otros de decadencia y pobreza ha tejido un tapiz en la ilustre historia del islam. Muchos de estos cambios, quizás por falta de información, no siempre han resultado claros para Europa, aún hoy, estas relaciones con Oriente crean desconfianza, recelo y enfrentamiento.

Igualmente se suele ignorar que, más allá de unas escasas conquistas militares realizadas por la fuerza, la creencia en el islam se difundió básicamente por canales pacíficos. Lo que si es sabido, es que uno de los fenómenos más sorprendentes y significativos de la historia lo ha producido la aparición del islam en el mundo. Su concepción religiosa varió el destino de muchos pueblos, no tan sólo a nivel espiritual sino también en lo que se refiere a cuestiones políticas, económicas, culturales y científicas.  Actualmente está experimentando un momento de gran vitalidad, teniendo un gran protagonismo a nivel internacional y siendo objeto de estudio desde los diversos campos del saber.

Si bien varios estudios han tratado e investigado la contribución de las mujeres musulmanas en varios campos de la sociedad, como la jurisprudencia, la educación o la literatura, hasta ahora hay pocas fuentes en las que encontremos descripciones del papel de la mujer en el desarrollo de la ciencia, y más concretamente en medicina y  enfermería.

Después de la profesión médica, la enfermería fue el segundo tipo de trabajo que las mujeres musulmanas practicaron en el campo de las ciencias. Un factor importante fue la descripción en la sharia o ley islámica, por tener preocupación por la sociedad con la que se vive y en la importancia de la búsqueda del conocimiento , lo que llevó a muchas mujeres a cultivar su aprendizaje y saber. 

Es sabido el orgullo con que el mundo occidental habla de Florence Nightingle y su trabajo en la enfermería, pero también es de obligación devolver el mismo orgullo al papel de la mujer musulmana que actuó, y mucho antes, como enfermera, cuidando pacientes y cubriendo sus necesidades a nivel preventivo, hospitalario y social. La enfermera musulmana de esta primera época participaba en todos los servicios de salud, desde la asistencia de urgencias, tanto en tiempos de guerra como de paz, hasta la asistencia domiciliaria a los pacientes que no podían desplazarse por sus propios medios.

Existen pocos documentos en los que se relate la función de la enfermería en la primera época islámica, pero su figura se relaciona con la atención que prestaban, sobretodo las mujeres, a los heridos musulmanes durante las guerras que se producían entre tribus y clanes, cuando caían heridos en el campo de batalla.

Desde los primeros días del islam, las mujeres participaban en la guerra y el comercio (Jadiya, la primera esposa del Profeta, fue una comerciante para quien trabajaba Muhammad antes de tener la revelación), ejercieron la enfermería y la medicina, y enseñaron en privado en las mezquitas”.

El nombre con que los árabes llamaban a las mujeres que cuidaban de las personas era al asiya (deriva de la palabra muasat, aliviar el dolor mental o físico) o awasi (tratar las heridas). La función de estas enfermeras era proporcionar agua a los heridos, atender y cuidar de las lesiones, y administrar las medicinas de las que se disponía en la época. Fue tan importante y reconocida su labor que incluso un hadiz las autorizaba para poder actuar como auxiliadoras y enfermeras, curando a los heridos en las batallas.

También marchaban con los hombres durante las batallas llevando recipientes de agua y material para curar las heridas (vendas) y tratar las fracturas de huesos (material para realizar yesos). Ellas penetraban entre los soldados atendiendo las urgencias y tratando a los heridos caídos en combate, incluso algunas llegaban a participar en la lucha. Encontramos una referencia en el libro de Áhmad Ach Chalabi, Libro en la historia de la educación islámica  en la que menciona el trabajo de estas mujeres, en especial Nuganán, parecido al que realizan actualmente algunas organizaciones mundiales: “Las mujeres musulmanas ejecutaban durante las guerras islámicas el mismo papel que hoy en día realiza la Cruz Roja”.

La mujer también se especializaba en la  atención al parto. Las mujeres enfermeras ayudaban a los médicos en su trabajo. El médico Azaharaui, nos explica como daba órdenes a través de una cortina semitransparente a las mujeres enfermeras de como tenían que atender el parto y realizar la técnica ellas solas dirigidas por el médico. Aparece una figura que actualmente corresponde a la comadrona.

En los hospitales encontramos esta figura en varios textos de historiadores de la época, como Ibn Yubair, según los cuales la profesión de enfermería era la encargada de cuidar durante las 24 horas del día a los pacientes ingresados, así como de controlar la administración del tratamiento y las dietas prescritas por el médico.

Ha nombrado a un director, hombre se saber, al que ha confiado los armarios de los remedios y al que ha encargado la preparación de las pociones y el administrarlas según las variedades de sus géneros… Éste director tiene bajo sus órdenes a unos subordinados que tienen por misión, mañana y tarde, comprobar el estado de los enfermos y presentarles las comidas y bebidas que les son adecuadas. Al lado de este establecimiento hay un edificio separado para las mujeres enfermas, y ellas también tienen quien las cuide. Contiguo a éstos dos edificios hay otro edificio de vasta amplitud en que los cuartos tiene ventanas con rejas de hierro. Están destinados a servir de celdas para los locos. También ellos tienen quien compruebe todos los días su estado y les lleve lo que les convenga”. 

De otro hospital escribió:

un hospital para el cuidado de quien entre ellos esté enfermo. Les ha procurado médicos que examinen su estado de salud, y bajo sus órdenes, criados a los que encargan la inspección del tratamiento y del alimento que por el bien de aquéllos prescriben”.

En cuanto al personal en los hospitales que se describe en varios relatos de la época, encontramos a enfermería. Entre ellos, y por orden de responsabilidad estaba: El administrador (normalmente no formado en ciencias médicas), el jefe de médicos, los médicos pagados para hacer guardias, visitar a los pacientes y prescribirles sus terapias, farmacólogos , y enfermeros, hombres y mujeres, que daban los cuidados básicos al enfermo.

ENFERMERAS ILUSTRES
Koaiba Bint Saad Al Asla Miya

La primera mujer musulmana que realizó el rol de enfermera y de la que se tiene constancia es Koaiba Bint  Saad Al Asla Miya, conocida como Rufaida Al Aslamiya, de la tribu de Bani Islam Jazraj. Nació en Yazrib antes de la migración del Profeta y fue de las primeras de Medina en aceptar el islam.

Su padre, Saad Al Aslami, fue médico y ya desde un principio le interesó la atención al paciente y colaboraba con él  en la atención médica como ayudante. Según relatan los documentos, tenía las cualidades para ser una buena enfermera: era amable, humana, tenía mucha empatía hacia el enfermo y facilidad de liderazgo para motivar a otros a realizar un buen trabajo, era organizada y con buenas habilidades clínicas. Además de ser una buena enfermera a nivel asistencial, también sobresalió en su labor social para la prevención y trato de enfermedades a domicilio, llevó asistencia, alimento y educación a los que no podían llegar por sus medios para recibir los cuidados de enfermería, como pobres, huérfanos o incapacitados. La han definido como una enfermera de salud pública y trabajadora social.

Fue coetánea del Profeta Muhammad y ayudó en la atención de los heridos caídos en las batalla de Badr (624). Organizaba y dirigía grupos de enfermeras que atendían a las bajas en el campo de combate. También participó en las batallas de Uhúd, Jandaq y Jaibar. Fue tan importante su atención al herido que el Profeta dirigía a su tienda-hospital de batalla a los heridos para que fuesen atendidos y curados. En la batalla de Jandaq el Profeta dio ordenes para que Saad Ibn Maadh que había sido herido en la batalla fuera trasladado a la tienda de Rufaida para que fuera atendido. Ella cuidó de él, le retiró la flecha de su antebrazo y taponó la herida evitando la hemorragia.

Su servicio durante las batallas fue tan valorado que el propio Muhammad le otorgó parte del botín que se sacaba en ellas como reconocimiento a su trabajo médico y de enfermería, llegando a ser equivalente en cuantía al de los soldados que habían luchado en primera línea de combate.

Durante las épocas de paz, se dedicó al cuidado del enfermo y creó una tienda de campaña en el exterior de la mezquita  del Profeta en Medina donde realizaba sus cuidados.

Muchas son las similitudes con Florence Nightingale. Ganó su aceptación como enfermera cuidando heridos en el campo de batalla, se le acredita como una líder en el cuidado de la salud, estableció las primeras clínicas para el cuidado de los enfermos al lado de la mezquita, fue la fundadora de la primera escuela de enfermería para mujeres y desarrolló, siglos antes que Florence Nightingale, el primer código de conducta y de ética.

Las actividades que organizó fueron las siguientes:

• Formación de grupos de mujeres para el cuidado de los heridos, primeros auxilios y atenciones de emergencia y de enfermería.
• Otorgó mucha importancia a la higiene y a las condiciones ambientales para la sanación y recuperación de los pacientes.
• Creó carpas especiales en el campo de batalla distribuidas en varias secciones, unas para la atención a los musulmanes heridos donde se llevaban a cabo los primeros auxilios y se atendían las situaciones de emergencia; en otras se proporcionaba la vigilancia del su proceso de curación.

Otras enfermeras que trabajaron como Rufaida fueron Ach Chifá Bint Al Abdalá, Umaima Bint Qais Al Afaria, Umm Senaán Al Aslamia, Um Salim, Um Aimán, Arrabia Bint Muauad y Nasiba Bint kaab Al Mazinia.

Link: http://www.webislam.com/articulos/91427-el_papel_de_la_enfermeria_en_el_mundo_arabe.html

Para leer: Yihadismo Made in Europe

Interesante artículo de mi amigo Oscar y compañero de estudios en análisis terrorista.
‘YIHADISMO’ MADE IN EUROPE

El terrorismo yihadista se infiltra en Europa a través de algunos movimientos salafistas.

salafistas
AFP/Getty Images

La primavera árabe y el llamamiento a la yihad en Siria, están haciendo que en Europa se estén reactivando determinados movimientos islamistas de carácter salafista que pretenden la imposición de la sharia (ley islámica), apelando a la libertad religiosa y de expresión. Aunque ellos mismos se la niegan a los musulmanes de la confesión chií, a cristianos y a judíos, además de mostrarse totalmente contrarios al sistema democrático europeo.

Uno de los grandes problemas a los que las autoridades europeas se enfrentan es la resiliencia de estos grupos radicales tras ser disueltos, ya que no tardan demasiado en volver a constituirse con otro nombre. Por ejemplo el grupo islamista MAC (Muslims Against Crusades, en inglés Musulmanes Contra Cruzados) prohibido en Gran Bretaña en noviembre de 2011, fue refundado en otros dos nuevos grupos llamados Millatu Ibrahim y el Movimiento Tawhid. Esta situación viene ocurriendo desde que uno de los grupos promotores del salafismo en el país británico (Islam4UK) fue prohibido tras muchos vaivenes con la justicia. Estas organizaciones, fundadas por el controvertido Anjem Choudary, fueron declaradas ilegales tras la aprobación de las leyes antiterroristas en enero del 2010. En su desaparecida página web, se describían como “una plataforma de sinceros musulmanes que pretenden propagar la ideología islámica suprema en Reino Unido, como una alternativa divina a la ley del hombre”. Su objetivo era “convencer a la opinión pública británica de la superioridad del islam, con el fin de transferir la autoridad y el poder de los musulmanes a fin de aplicar la sharia”. Este grupo anunció la creación de zonas independientes de obligado cumplimiento de los preceptos de la ley islámica en barrios de mayoría musulmana en Bradford, Dewsbury y el East End de Londres, hechos encaminados a un auténtico regreso a Londonistán.

El término Londonistán hace referencia a cómo la capital británica se convirtió en los 90 en un foco global delyihadismo por la actitud del Gobierno británico de no interferir en las actividades de grupos islamistas radicales mientras sus actividades violentas tuvieran lugar fuera de las fronteras del país. El Ejecutivo promovió y favoreció instituciones y grupos musulmanes sin molestarse en comprobar si lo que predicaban esos grupos era compatible con una sociedad moderna y democrática.

El atentado sucedido en el barrio londinense de Woolwich, volvió a poner de manifiesto que este Londonistán no está ni mucho menos erradicado. A falta de conocer más datos fidedignos que pudieran vincular a alguno de los dos terroristas responsables con organizaciones terroristas mayores, se demostró con un vídeo aparecido en diversos medios de comunicación la vinculación directa de uno de ellos, Michael Adebolajo, con el grupo islamista radical Al Muhajiroun.

Tras el llamamiento a la yihad en Siria, los reclutadores más radicales están buscando nuevos muyahidines por toda Europa, valiéndose entre otros de estos grupos salafistas. Si los seguidores de estos movimientos ya presentan cierta radicalización, son el perfecto caldo de cultivo para convertirse en combatientes yihadistas y marchar hacia Siria para luchar junto a sus hermanos contra el apóstata régimen de Al Assad. Los terroristas aprovechan las redes sociales y otros elementos de Internet como canales de vídeo, salas de chat y mensajes encriptados para buscar posibles perfiles válidos que puedan ser radicalizados.

En Bélgica, la autoridades detuvieron en abril a seis militantes del grupo islamista Sharia4Belgium. Este grupo ya estaba siendo investigado por la policía belga tras las continuas declaraciones de abolición de la democracia y el anhelo de la implantación de la sharia como forma de vida. El fiscal antiterrorista belga aseguró que este grupo estaba implicado con el terrorismo: “La investigación muestra que Sharia4Belgium para Bélgica forma parte de un movimiento yihadista internacional”. La investigación policial intenta demostrar que la organización habría proporcionado entrenamiento ideológico y militar, al menos 33 personas, que después habrían sido enviadas a Siria.

No solo en los movimientos pro sharia creados más recientemente hay casos de infiltración del yihadismo.

El islamismo más encaminado hacia fines políticos como los Hermanos Musulmanes, considerado como salafista por numerosos expertos, se han movido desde su fundación en una doble vertiente entre un mensaje moderado y las referencias al uso de la violencia para la consecución de sus objetivos, ya sea en forma de resistencia a ocupaciones o a la represión. La Hermandad Musulmana siempre se ha opuesto al idearioyihadista de la red Al Qaeda, si bien, hay casos de miembros del movimiento islamista que han militado (o lo continúan haciéndolo) en el grupo terrorista. Como el casos de Mustafa Setmarian alias Abu Musab Al Suri, ideólogo y miembro de alto nivel de Al Qaeda Central que militó en la rama siria de los Hermanos Musulmanes. Imad Eddin Barakat Yarkas alias Abu Dahdah también de origen sirio y fundador de la red que lleva su nombre de guerra, conocida como la red de Al Qaeda en España.

Otro movimiento islamista con gran implantación en Europa, particularmente en Gran Bretaña donde tienen su cuartel general, es el Partido de la Liberación Islámica (en árabe Hizb ut Tahrir al Islami). Aunque no es considerado como de pensamiento salafista, su discurso si integra elementos propios del salafismo e incluso metas tales como la consecución del Califato como forma perfecta de gobierno y un rechazo absoluto a la democracia occidental. Analistas y expertos han calificado a Hizb ut Tahrir como un grupo radical, por cuestiones como la defensa de un concepto de yihad más agresivo. Este grupo nunca ha entrenado a miembros para realizar atentados terroristas, porque lo dejarían para el momento en que accedieran al poder y construyeran un Estado islámico. La no condena explícita de atentados terroristas y su ambigüedad hacia el yihadismo les ha llevado a ser prohibidos en la mayoría de países de Oriente Medio y Norte de África. También fueron prohibidos en Turquía, Tayikistán, Uzbekistán y Pakistán. En Europa han sido ilegalizados en Suecia, Alemania y Rusia, con intentos fallidos de ilegalización en Gran Bretaña, Dinamarca y Australia.

También incardinado en el salafismo se encuentra el movimiento islamista autoproclamado pacifista llamado Yama’a al Tabligh al Da’wa (traducido del árabe como Congregación para la Propagación del Islam). Algunas características de este movimiento como la voluntad de retorno a los orígenes del islam, primacía de la identidad musulmana sobre cualquier otro tipo de adscripción identitaria, ultrasolidaridad islámica, autosegregación, la lucha contra la corrupción de los gobiernos islámicos, la agresión israelí y el anti occidentalismo, pueden ser instrumentalizados por elementos, células o grupos del entorno yihadista. De hecho, existen casos documentados de individuos relacionados con el Tabligh que han dado el salto alyihadismo como el estadounidense John Walker Lindh (conocido como el talibán americano) o Serhane Abdelmajid, alias El Tunecino uno de los principales miembros de la red del 11-M.

Tras la detención el pasado 29 de mayo de Alexandre Dhaussy, autor del apuñalamiento a un soldado francés en el distrito La Defense de París, se ha vuelto a relacionar al Tabligh con el yihadismo, al haber sido este individuo miembro de ese movimiento islamista.

Europa debe concienciarse del peligro inherente que representan ciertos (aunque no todos) movimientos salafistas. Además de mostrarse contrarios a las democracias y a las libertades que éstas representan, está la situación de vulnerabilidad de los mismos a la radicalización yihadista.

Link: http://www.esglobal.org/yihadismo-made-in-europe

Doctores divinos: construcción de la imagen de tres médicos greco-romanos en los diccionarios biográficos islámicos de médicos

Interesante artículo sobre, una vez más, el respeto que tenían los primeros estudiosos musulmanes hacia los conocimientos precios a los suyos, fueran cristianas, judías o de cualquier otra convicción. Respetando su autor, estudiándolas y en todo caso mejorándolas si fuera el caso.

OperacionCataratas-1

 

Al-Qanṭara, Vol 34, No 1 (2013):35-63

10.3989/alqantara.2013.002

Keren Abbou Hershkovits, Zohar Hadromi-Allouche

 

Resumen

Este artículo analiza la manera en que los autores de tres diccionarios biográficos islámicos medievales retrataron la vida y características de las tres figuras más destacadas de la medicina greco-romana: Asclepio, Hipócrates y Galeno. Se presta especial atención al vocabulario y al estilo empleado en las biografías, así como a su relación con otros géneros literarios o figuras. El análisis de estas biografías revela un considerable parecido entre el retrato de estos tres médicos greco-romanos y la vida de algunos profetas en el Islam, especialmente la del Profeta Muḥammad. Asimismo, estas biografías presentan elementos atribuidos a musulmanes piadosos.

Este estudio demuestra que los biógrafos musulmanes construyeron esas biografías como parte de una tendencia general a asociar la medicina con el Islam y los orígenes del saber médico con la sabiduría profética. Igualmente, sostiene que las connotaciones y el uso de esa terminología particular permite una visión positiva de la ciencia de la medicina en las obras islámicas que les dieron cabida.
Link: http://al-qantara.revistas.csic.es/index.php/al-qantara/article/view/294/285

Libro: Ojos azules en Kabul

Autor: Anabel Botella

Editorial: PLATAFORMA NEO

ISBN: 978-84-15750-62-8

Páginas: 370

Año: 2013

A Saira nunca le ha gustado su aspecto. Es rubia, tiene los ojos azules y todos la llaman kharami, o lo que es lo mismo, bastarda. Vive en Afganistán con su hermana, su madre y su abuelo, y cree tener ocho años. Cuando Ramin −un hombre cruel y fiel seguidor de los talibanes− entra en su vida, la desgracia se cierne sobre su familia para siempre.

 
Pero no todo está perdido para Saira. La pequeña logra viajar a Valencia gracias a las tropas españolas y crece envuelta en el cariño de su familia de acogida, aunque las pesadillas de su pasado no dejan de visitarla. Cuando Pablo le ofrezca la posibilidad de abrirse al amor, ¿conseguirá sanar las heridas de su niñez y empezar a ser feliz?

«ADVERTENCIA: Este libro te hará sentir; odiarás, desearás, soñarás, llorarás… y al fi nal, sonreirás. Con Ojos azules en Kabul, Anabel Botella nos abre una pequeña pero profunda herida en el corazón para regalarnos, finalmente, una esperanza.»

Anika Lillo, administradora de Anika Entre Libros

 

«Emocionante, desgarradora y brillante. Anabel Botella nos muestra los peores sentimientos de los humanos, y como un sol resplandeciente Saira los destruye con la voz de miles de mujeres a las que se les roba la valentía cada día.»

Daniel Ojeda, responsable de literatura juvenil en Fantasymundo

 

«Hay historias que se cuentan con palabras; Anabel Botella decidió contar la suya con el corazón. Acompaña a Saira en esta entrañable aventura que demuestra que, pese a todo, las segundas oportunidades son posibles.»

Sergio Rodríguez, administrador de El Creador de Sueños

 

Link: http://www.plataformaneo.com/ficha/261/0/212/ojos-azules-en-kabul.html

Se Feliz. La felicidad es una decisión personal!!!

¿Cuántas veces has pensado que el día puede ser totalmente desdichado porque amaneció lluvioso o de repente se tornó gris? Seguro que alguna vez te ha ocurrido. Lo mismo podríamos decir de un día de intenso calor o de un día en que el reloj se ha atrasado. Parecemos dispuestos a ser infelices hasta por las cosas más triviales cuando en realidad ser felices es una opción personal. Simple, podemos encontrar la felicidad aún cuando no tengamos todo aquello que anhelamos en la vida.
 
Podrías decirme que eso es una actitud conformista, para algunos puede parecer una tontería, pero si lo vemos bien: ¿no se gana más con ser positivo que con ser negativo? Somos capaces de ser felices a partir de que tomamos  la decisión de serlo, cuando asumimos que contra todo lo que pueda ocurrir, siempre habrá algo que nos importe, que nos motive, que nos haga felices en alguna medida y “en alguna medida” es mejor que nada ¿o no?
 
Son tiempos convulsos, las cuentas pueden amargarnos los días y el amor no es algo que podamos tener bajo control. El amor es quizá lo que más infelicidad puede causarnos, ya sea porque nos sentimos incomprendidos por la persona a la que amamos o porque nos hemos dado cuenta que pasa el tiempo y no encontramos a nuestra “media naranja”. En realidad, no existe tal cosa, la soledad también es algo que podemos dejar de lado, podemos sentirnos muy solitarios en medio de una multitud pero también podemos trabajar para sentirnos completos con la sola exploración de nosotros mismos. Somos tan felices como queramos serlo.
 
Es increíble cuánto  influye nuestra mente en nuestros sentimientos, cuando decidimos cambiar lo que falla en nuestras relaciones, cuando nos percatamos de que el amor es algo complicado, que no debemos intentar cambiar a nadie sino amar porque en ello encontramos nuestra propia dicha; es cuando de verdad nos acercamos a la felicidad. Cuando podemos sonreír incluso si las cosas van mal porque en realidad todo cambiará en algún momento, entonces ya hemos hecho un gran avance para sentirnos felices.
 
Si el amor llega, ¿por qué nos empeñamos en encontrarle defectos a la relación o a la persona? Cuando pensamos en nuestra propia vulnerabilidad podemos enfrentar el hecho de que no hay nadie perfecto y que podemos ser felices con las imperfecciones. Y si el amor no llega, ¿por qué empeñarnos en sentirnos amargados? El amor ocurre como casi todo, de manera imprevista, quizá debamos prestar más atención a nuestro alrededor, a veces miramos sin percibir,  y lo que buscamos puede estar más cerca de lo que creemos.
 
Hoy ya ha amanecido, el día es gris y podría pensar que no hay cosa peor en el mundo. Sin embargo, en mi caso el otoño suele ser la mejor de las temporadas  aunque, lo confieso,  por momentos me provoca nostalgia, siempre tenemos algún recuerdo o alguna pérdida que un día sin sol se empeña en recordarnos.
 
Pero ya no suelo hacer eso, tiempo atrás entendí que podía sonreír y aceptar el día si me lo proponía, muchas de las cosas que nos darán felicidad solo esperan que decidamos vivirlas… Está en nuestra mente más que en nuestro corazón, hay que cambiar nuestra forma de ver la vida… Hay que  vivirla tal y como llega porque siempre habrá algo que la haga mejor aunque te empeñes en creer que no… El solo tener un día más para vivirlo, ¿no es suficiente felicidad? Entonces, ¿por qué no empiezas a ser feliz ahora?
 
Link: http://www.rinconpsicologia.com/2012/12/la-felicidad-es-una-decision-personal_19.html

Anteriores Entradas antiguas

Calendario

noviembre 2017
L M X J V S D
« Jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
A %d blogueros les gusta esto: