Libro: Las Legiones de Satán: Asesinos en Serie en Tierras del Islam

Es un placer para mi poder presentaros mi nuevo libro: LAS LEGIONES DE SATÁN: ASESINOS EN SERIE EN TIERRAS DEL ISLAM”

IMG_3119

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Editado por Tyrannosaurus Entertainment, Books & Cards

Prologado por tres grandes profesionales criminólogos: Vicente Garrido Genovés, Felix Rios y Juan Francisco Alcaraz Albertos

Los asesinos en serie han tenido y tienen una considerable repercusión a nivel social. Han existido, existen y existirán, aunque nos pese, por todo el mundo y en cualquier época. Tomando este hilo conductor, en este libro, he querido aproximar al lector a un viaje a tierras del islam de la mano de cinco asesinos en serie reales, en donde la corrupción, los intereses y el dinero desempeñaran una  eficaz tapadera para estos criminales.

 Uno de los objetivos de este libro es dar a conocer algunos de los asesinos seriales menos mediáticos y que por su modus operandi podrían llegar a parecer mucho más atroces y violentos que los perpetrados en otros países como Estados Unidos o España y de los que la mayoría tenemos alguna referencia. En esta obra acerco a la persona a través de tres apartados a la sociedad, política y jurisprudencia de diferentes países en tierras del islam. Relatando los hechos criminológicos, muchos de ellos que por censura no han llegado a la luz pública, de cinco de los asesinos más atroces que actuaron en diferentes países árabes. Ellos son: Mohammad Omar (Yemen), Raya y Sakina (Egipto), Javed Iqbal (Pakistán), George y Michael (Líbano) y Abdelali Amer (Marruecos).

Para ellos la obra esta dividida en cinco capítulos (uno para cada asesino) y cada capítulo en tres apartados (una introducción al país, el relato novelado  y los hechos reales del caso).

Escribir sobre estos crímenes en tierras del islam y sobre todo desde un punto de vista crítico supone un proyecto arriesgado, pero es un deber dar a conocer unos casos que no por ocurrir en determinados países ni bajo regímenes políticos especiales se tengan que callar, sobre todo por respeto a los familiares de las víctimas que a veces lloran a sus seres queridos en el más puro silencio dictatorial. A la vez, este obra podrá  ser de gran ayudar a todos los interesados en estos temas, para introducirse en el mundo del asesinato en serie, que no se detengan en los criminales occidentales y apuesten por conocer las características y motivaciones de los asesinos en serie que encontramos al otro lado del Mediterráneo.

La obra está realizada desde el país de residencia de los asesinos y durante un periodo  de dos años de investigación in situ. En los cuales no han faltado amenazas y “sugerencias” de no entrometerme en la investigación.

Biografía del autor:

David Garriga Guitart, (Berga, 1971) es diplomado en enfermería y licenciado en psicología y en criminología por la Universidad de Barcelona. Conocedor e interesado por el mundo árabe e islámico cursó el Máster en Mundo Árabe e Islámico en la Universidad de Barcelona y es Especialista Universitario en Terrorismo Yihadista por la universidad de Pablo Olavide de Sevilla. Socio del SEIPC (Sociedad Española de Investigación en Perfiles Criminológicos) ha trabajado muy de cerca, desde la criminología, las características de los asesinos en serie en diferentes países árabes.

Actualmente se dedica a parte de su trabajo a colaborar con diferentes instituciones y hospitales para hacer llegar la cultura del mundo arabo-islámico a los profesionales de la salud.

Autor de “Del Bimaristán al hospital psiquiátrico: historia de la enfermería y la salud mental en el islam”, libro de cabecera en la historia de la psiquiatría y de los cuidados a los enfermos mentales durante las épocas de apogeo del islam, desde su aparición hasta al-ándalus.

Prólogos

 “Las legiones de Satán: Asesinos en serie en tierras del islam” es un libro único, fascinante. Presenta una estructura muy novedosa: cada capítulo encierra una introducción del país en el que se producen los crímenes que se van a considerar,  seguido de un relato literario donde se cuenta la historia del asesino, y finalmente David Garriga examina desde la perspectiva de la Criminología el caso, ofreciendo datos del sistema de justicia del país y una explicación muy valiosa de los principales hitos del asesino y sus crímenes.

El islam tiene sus propios asesinos, porque la figura del asesino en serie no conoce fronteras geográficas, culturales o religiosas. El lugar y la época, eso sí, tiñen aspectos del modus operandi, y generan también ideas y escenarios propios donde matar. Por ejemplo, en el primer capítulo, donde el asesino en serie utiliza su lugar de trabajo para acabar con sus víctimas, que no es otro que la morgue, el lector se pregunta incrédulo cómo fue posible. ¡En la facultad de Medicina! ¡Y los guardas daban permiso a las jóvenes estudiantes para que entraran en la morgue… sin que nunca volvieran a salir! Pero entonces es claro que el país importa: Es Yemen, y lo que en Occidente hubiera sido impensable, allá fue un hecho bien real.

Pero, más allá de estas diferencias culturales, comprobamos que el asesino en serie es, en un sentido esencial, el mismo en cualquier lugar del mundo. El asesino serial británico (todavía vivo) Ian Brady, escribió en su obra Las puertas de Jano:

¿No es el mal el elemento más verdadero de la satisfacción humana, el estado psicológico al que él [hombre] más profundamente aspira y se siente inexorablemente deseoso de abrazar? Constituyendo una fuente de vitalidad y energía espontáneas, la maldad difumina la frontera mundana de la existencia ‘normal’, galvanizando los sentidos y llevando vibraciones positivas al mundo. Es una faceta del carácter humano que disfruta en la oscuridad de la mente y sobre la que descansa la mayor parte de su vida. El mal procura la intoxicación sin estimulantes artificiales.

Ese secreto oscuro anida también en el bestiario del Islam: esa ansia interior, esa necesidad de encontrar un bálsamo a una vida intolerable que provee el asesinato, junto con todo el proceso de caza previo y la posterior remembranza del mismo, una vez se ha consumado.

Por supuesto, estamos hablando de psicópatas: con la excepción de los asesinos psicóticos (como los esquizofrénicos paranoides), todos los asesinos en serie lo son. Pero no todos los psicópatas son asesinos en serie, o incluso criminales. Por qué sólo unos pocos psicópatas se inclinan por matar, es algo que no sabemos. La mayoría de los psicópatas son integrados: se contenta con hacer miserable la vida de los demás, explotando y engañando a los que pueden manipular. Mi opinión es que estos psicópatas logran suficiente satisfacción controlando el ambiente inmediato (familia, trabajo, ocio) de sus vidas, y no precisan emplear una violencia explícita (aunque pueden ser muy crueles psicológicamente).

Algunos, sin embargo, necesitan más. Quizás porque aprendieron el poder de la violencia desde niños debido a los abusos recibidos (como uno de los capítulos de este libro enseña), o a través de una exposición intensa a un mundo de fantasía violenta (mediante novelas, películas e Internet en la actualidad), empezaron a anhelar ser dueños de una vida diferente, donde pudieran alcanzar una plenitud que la vida rutinaria les negaba.

En conclusión, yo pienso que no hay una  causa única que pueda explicar el origen del asesinato en serie. La ecuación fundamental parecer ser ésta: una personalidad psicopática que interpreta los acontecimientos que le suceden (sean estos traumáticos o no) de un modo particular. Esta forma peculiar de pensar del futuro asesino le permite ir imaginando progresivamente el control total de la vida humana como la forma idónea en quiere relacionarse con el mundo.

Hay un ansia; una compulsión si se quiere… Y esto es algo que se ve plenamente en el libro de David Garriga: ya sea por lucro, por odio o venganza, o por sadismo sexual… el asesino va orientando su vida hacia lo que es la personalidad esencial, aquello en que finalmente el sujeto quiere convertirse. Y resulta muy decepcionante el modo en que los casos que se relatan aquí terminan frente a la justicia: sistemas de justicia ineficaces y corruptos, del todo inapropiados para enfrentarse a estos individuos que hacen de esa búsqueda de su naturaleza esencial el fin de sus vidas.

Felicito al autor por su trabajo y originalidad al plantear este libro, repito, único, en el que se puede comprobar que, por desgracia, el asesino en serie forma parte de nuestra especie, sin que importe a qué dios dirigimos nuestras oraciones. 

Vicente Garrido Genovés

Criminólogo, psicólogo y escritor

 

 

Prólogo 

Cuando David Garriga contactó conmigo a fin de encontrar una salida editorial a su obra, y pedirme consejo sobre como divulgar la misma, pensé que se podría tratar de uno más de tantos estudiantes de criminología o titulados, que pensaban erróneamente, que podían hacerse ricos de la noche a la mañana con relatos morbosos sobre crímenes, repitiendo las palabras de otro escritor o periodista. Ese tipo de profesionales de la “criminología de salón” que tanto detesto y que han llegado casi a convertir en este país, a la criminología en una ciencia muerta.

Muy por el contrario, me encontré con un criminólogo puro y vocacional, que había empelado su tiempo, dinero y recursos en viajar por países islámicos para vivir más de cerca las experiencias, memoria y documentos de los asesinos que quería retratar en su libro. La obra de David, supuso una brisa de aire fresco en la criminología que reside en una habitación enturbiada y soporífera, donde todo el mundo habla de los mismos casos, y los mismos asesinos de siempre, intentando ganar dinero con ello, en cursos de perfilación que nada práctico enseñan a nadie, porque nada práctico conocen sus mal llamados profesores.

Lo más asombroso de todo, fue la coincidencia de la lectura del primer capítulo, curiosamente ambientado en Yemen, un país del que conozco innumerables historias al haber convivido veinte años con un embajador del Imán en el exilio del que fui secretario, fallecido precisamente en esos días de febrero de 2014. Cada página que leía, me traía recuerdos que evocaba perfectamente, imaginándome las calles y personajes de Sanaá, una ciudad milenaria fundada por los descendientes de la Reina de Saba.

Pero lo mejor de todo fue ver como David, enfocaba los personajes desde el punto de vista interno, explicando las emociones que cada asesino vive dentro de sí mismo antes, durante y tras la comisión de cada crimen, logrando una subjetividad científica pero fluidamente literaria, y es que David, entiende perfectamente esos aspectos límite psiquiátricos que pululan en la conducta de este tipo de asesinos, al haber profundizado en el estudio médico de pacientes en hospitales árabes en sus viajes.

Siempre he mantenido en mis conferencias que en occidente, los asesinos múltiples  en general y los seriales en particular, nada tienen que envidiar a sus homónimos de oriente, siendo escasos los trabajos y estudios que llegan a Europa y el continente americano, sobre estos depredadores en Japón, China, África y el hermético mundo árabe.

Sólo me queda añadir que, siendo una persona que nunca ve series policíacas o lee libros de suspense (me siento como si continuara trabajando en esas horas de descanso), “Las legiones de Satán: Asesinos en serie en tierras del islam”, ha sido un relato intenso, apasionante y de gran interés científico, demostrando el valor y la originalidad con que David Garriga, su autor, se ha asomado al abismo de los monstruos, al que Nitze, Ressler y otros menos conocidos como Garrido, Otín, Velazco y yo mismo, nos hemos asomado teniendo que entrar en la oscuridad. Y es que, tal y como oí hace pocos días de labios de Juan Ignacio Blanco, precursor de la criminología forense en España: “matar, el acto de matar, es un placer”, y sólo quienes llegamos a ponernos en el papel del monstruo para intentar atraparlo, sabemos el complejo significado de dicha frase.

 

Félix Ríos Abréu

Criminólogo y Perito Judicial

 

Prólogo

Cuando recibes una petición de otro colega para participar en un libro realizando un prólogo, automáticamente se activan dos sentimientos, el primero de ellos, estar a la altura de la petición solicitada, y segundo, no mentir al hacerlo, ello obliga a la lectura y comprensión del mismo siendo la consecuencia una pre-evaluación de dicha lectura.

Pero además existe un plus cuando estamos hablando como es mi caso de un puro investigador criminológico, me explico “yo no sé mentir en temas profesionales”. No sé si esta circunstancia es buena o mala para el autor, pero sigo la ley natural establecida por los criminólogos “las cosas hay que decirlas en conciencia y creencia criminológica, aunque sean políticamente incorrectas”. A las personas que no les guste tienen todo el derecho a no ser criminólogos.

Estas premisas me llevan a decir que en materia de asesinato en serie, existen básicamente dos tipos de público, los puramente teórico-empíricos, los cuales, buscan aprendizaje en los libros que leen; y los puramente emotivos, que buscan una serie de emociones aparejadas al fenómeno criminológico del asesinato en serie (escarnio, sensacionalismo, fascinación, etc.).

Pues bien, este libro recoge una doble perspectiva como es el enfoque narrativo-técnico de dicho fenómeno, cumpliendo con creces ambas perspectivas anteriormente expuestas, lo que lo hace recomendable en su lectura para cualquier público, tanto el que tiene conocimientos como el que no en materia de asesinato en serie.

Dentro de su contenido narrativo, realiza una exposición descriptiva  bella y exótica de los hechos acontecidos, que nos trasladan a una visión romántica del asesinato, haciéndonos olvidar por un momento la cruda realidad que representan dichas muertes.

En su aspecto teórico, integra una estructuración puramente empírica que tuve la satisfacción de compartir con David Garriga en uno de los cursos realizados por dicho autor en SEIPC, concretamente el que yo mismo imparto sobre “Asesinato en Serie”. El autor aplica los parámetros de estructuración de los elementos básicos del asesinato en serie, tal y como, contemplo en mis estudios de doctorado.

Pero no sólo estructura sino que en cada caso aporta ejemplos ilustrativos de otros asesinos en serie semejantes, contemplando la igualdad del fenómeno en cualquier país del mundo, haciendo un análisis judicial y real de la propia realidad de los acontecimientos, lo cual demuestra la gran tarea investigativa que se plasma en este libro.

Como investigador a mi saber y entender, este libro cumple los requisitos fundamentales para ser una obra de obligada referencia en el campo del asesinato en serie, como son, seriedad, sustrato empírico y documentación real.

Por mi parte felicito a los autores que participan en dicho libro y puntualmente a David Garriga, primero por entender mis estudios sobre la figura criminológica del asesinato en serie, de forma tan fascinante, pero sobre todo, por darles la oportunidad de ser aplicados a casos prácticos reales.

Sea por ello mi agradecimiento por dar a luz una obra que cualquier estudioso o interesado en el tema del asesinato en serie debería tener en sus estanterías, si se precia de mantener el interés por estos individuos inhumanos, crueles y terriblemente salvajes, que como queda constatado, existen como fenómeno transnacional e intercultural, teniendo reflejo en cualquier recóndito lugar de este planeta.

Juan Fco. Alcaraz Albertos

Criminólogo. Presidente de SEIPC.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

marzo 2014
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
A %d blogueros les gusta esto: