Un asesino en serie pide que le apliquen la pena de muerte

ARGENTINA Tras casi 42 años en prisión

  • Se le conoce como ‘el ángel de la muerte’

  • En 2008 pidió su excarcelación y se la denegaron

Carlos Eduardo Robledo Puch, en 1972.Carlos Eduardo Robledo Puch, en 1972.

Juan Ignacio IrigarayBuenos Aires

Actualizado: 15/11/2013 20:05 horas

Carlos Eduardo Robledo Puch le llamaban ‘el ángel de la muerte’ cuando apenas tenía 20 años ya se había convertido en elmayor asesino en serie de Argentina. Con rostro de chico bueno y pelo rubio mató a 11 personas, siempre en atracos violentos.

Su carrera homicida arrancó el 15 de marzo de 1971 en el bar Culpa Tuya, del barrio bonaerense de Olivos. Ingresaron con un cómplice y robaron 350.000 pesos. Pero antes de huir remató a tiros al dueño y al sereno, que dormían y no se habían enterado del atraco.

Luego tendrían lugar una serie de asesinatos a sangre fría, en varios casos de mujeres que previamente fueron violadas. Ni siquiera los dos compinches, Jorge Ibáñez y Héctor Somoza, se salvaron de su furia criminal. Ambos murieron a manos del ‘ángel de la muerte’.

El 4 de febrero de 1972 la policía encontró su DNI en el pantalón del cadáver de Somoza y consiguió detenerlo. El tribunal de la comuna de San Isidro lo condenó a prisión perpetua por tiempo indeterminado. “Esto fue un circo romano, algún día saldré y los voy a matar a todos”, fueron sus únicas palabras a los jueces.

En 2000 después de casi tres décadas de encierro y una conducta ejemplar ya estaba en condiciones técnicas de pedir su libertad pero no quiso. En 2001 sufrió un ataque psicótico creyéndose Batman y terminó en la enfermería. En el año 2008 pidió la excarcelación y se la rechazaron.

Ahora ya con 62 años de edad e internado en una celda personal del pabellón de homosexuales en el penal de máxima seguridad de Sierra Chica, Robledo Puch quiere salir. Y ha pedido a la Suprema Corte de Justicia bonaerense que considere cumplida la condena y lo suelte.

En los cuatro pedidos anteriores a tribunales subalternos obtuvo respuestas negativas. Así que esta vez desafió a los jueces con un ‘arma’ inusual: “¿Cómo me siguen negando la libertad? ¿Por qué no me cambian la pena por una inyección letal?”, planteó elmayor asesino en serie del país.

Según su abogado, Carlos Villada, los casi 42 años que su defendido lleva a la sombra superan todos los plazos judiciales y convierten al castigo en una sanción “cruel e inhumana”. Si se computaran los beneficios de reducción de pena, calcula, lleva encerrado más años que los de su propia vida.

Robledo Puch pide una ‘solución’ que desde hace 97 años no existe en la legislación. La última condena a muerte dictada por la justicia civil se ejecutó el 22 de julio de 1916. Luego sí hubo ejecuciones, pero eran extra judiciales durante gobiernos autoritarios y dictaduras militares.

Link: http://www.elmundo.es/internacional/2013/11/15/528669e80ab7401c508b4582.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

diciembre 2013
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
A %d blogueros les gusta esto: