El papel de la enfermería en el mundo árabe

Del bimaristán al hospital psiquiatrico

16/10/2013 – Autor: David Garriga Guitart – Fuente: Blog David Garriga

 

Mujeres dando asistencia sanitaria

Mujeres dando asistencia sanitaria

La cultura islámica, desde el principio de sus tiempos (siglo VII d.C.), ha ido evolucionando hasta nuestros días, entre momentos de gloria y esplendor, otros de decadencia y pobreza ha tejido un tapiz en la ilustre historia del islam. Muchos de estos cambios, quizás por falta de información, no siempre han resultado claros para Europa, aún hoy, estas relaciones con Oriente crean desconfianza, recelo y enfrentamiento.

Igualmente se suele ignorar que, más allá de unas escasas conquistas militares realizadas por la fuerza, la creencia en el islam se difundió básicamente por canales pacíficos. Lo que si es sabido, es que uno de los fenómenos más sorprendentes y significativos de la historia lo ha producido la aparición del islam en el mundo. Su concepción religiosa varió el destino de muchos pueblos, no tan sólo a nivel espiritual sino también en lo que se refiere a cuestiones políticas, económicas, culturales y científicas.  Actualmente está experimentando un momento de gran vitalidad, teniendo un gran protagonismo a nivel internacional y siendo objeto de estudio desde los diversos campos del saber.

Si bien varios estudios han tratado e investigado la contribución de las mujeres musulmanas en varios campos de la sociedad, como la jurisprudencia, la educación o la literatura, hasta ahora hay pocas fuentes en las que encontremos descripciones del papel de la mujer en el desarrollo de la ciencia, y más concretamente en medicina y  enfermería.

Después de la profesión médica, la enfermería fue el segundo tipo de trabajo que las mujeres musulmanas practicaron en el campo de las ciencias. Un factor importante fue la descripción en la sharia o ley islámica, por tener preocupación por la sociedad con la que se vive y en la importancia de la búsqueda del conocimiento , lo que llevó a muchas mujeres a cultivar su aprendizaje y saber. 

Es sabido el orgullo con que el mundo occidental habla de Florence Nightingle y su trabajo en la enfermería, pero también es de obligación devolver el mismo orgullo al papel de la mujer musulmana que actuó, y mucho antes, como enfermera, cuidando pacientes y cubriendo sus necesidades a nivel preventivo, hospitalario y social. La enfermera musulmana de esta primera época participaba en todos los servicios de salud, desde la asistencia de urgencias, tanto en tiempos de guerra como de paz, hasta la asistencia domiciliaria a los pacientes que no podían desplazarse por sus propios medios.

Existen pocos documentos en los que se relate la función de la enfermería en la primera época islámica, pero su figura se relaciona con la atención que prestaban, sobretodo las mujeres, a los heridos musulmanes durante las guerras que se producían entre tribus y clanes, cuando caían heridos en el campo de batalla.

Desde los primeros días del islam, las mujeres participaban en la guerra y el comercio (Jadiya, la primera esposa del Profeta, fue una comerciante para quien trabajaba Muhammad antes de tener la revelación), ejercieron la enfermería y la medicina, y enseñaron en privado en las mezquitas”.

El nombre con que los árabes llamaban a las mujeres que cuidaban de las personas era al asiya (deriva de la palabra muasat, aliviar el dolor mental o físico) o awasi (tratar las heridas). La función de estas enfermeras era proporcionar agua a los heridos, atender y cuidar de las lesiones, y administrar las medicinas de las que se disponía en la época. Fue tan importante y reconocida su labor que incluso un hadiz las autorizaba para poder actuar como auxiliadoras y enfermeras, curando a los heridos en las batallas.

También marchaban con los hombres durante las batallas llevando recipientes de agua y material para curar las heridas (vendas) y tratar las fracturas de huesos (material para realizar yesos). Ellas penetraban entre los soldados atendiendo las urgencias y tratando a los heridos caídos en combate, incluso algunas llegaban a participar en la lucha. Encontramos una referencia en el libro de Áhmad Ach Chalabi, Libro en la historia de la educación islámica  en la que menciona el trabajo de estas mujeres, en especial Nuganán, parecido al que realizan actualmente algunas organizaciones mundiales: “Las mujeres musulmanas ejecutaban durante las guerras islámicas el mismo papel que hoy en día realiza la Cruz Roja”.

La mujer también se especializaba en la  atención al parto. Las mujeres enfermeras ayudaban a los médicos en su trabajo. El médico Azaharaui, nos explica como daba órdenes a través de una cortina semitransparente a las mujeres enfermeras de como tenían que atender el parto y realizar la técnica ellas solas dirigidas por el médico. Aparece una figura que actualmente corresponde a la comadrona.

En los hospitales encontramos esta figura en varios textos de historiadores de la época, como Ibn Yubair, según los cuales la profesión de enfermería era la encargada de cuidar durante las 24 horas del día a los pacientes ingresados, así como de controlar la administración del tratamiento y las dietas prescritas por el médico.

Ha nombrado a un director, hombre se saber, al que ha confiado los armarios de los remedios y al que ha encargado la preparación de las pociones y el administrarlas según las variedades de sus géneros… Éste director tiene bajo sus órdenes a unos subordinados que tienen por misión, mañana y tarde, comprobar el estado de los enfermos y presentarles las comidas y bebidas que les son adecuadas. Al lado de este establecimiento hay un edificio separado para las mujeres enfermas, y ellas también tienen quien las cuide. Contiguo a éstos dos edificios hay otro edificio de vasta amplitud en que los cuartos tiene ventanas con rejas de hierro. Están destinados a servir de celdas para los locos. También ellos tienen quien compruebe todos los días su estado y les lleve lo que les convenga”. 

De otro hospital escribió:

un hospital para el cuidado de quien entre ellos esté enfermo. Les ha procurado médicos que examinen su estado de salud, y bajo sus órdenes, criados a los que encargan la inspección del tratamiento y del alimento que por el bien de aquéllos prescriben”.

En cuanto al personal en los hospitales que se describe en varios relatos de la época, encontramos a enfermería. Entre ellos, y por orden de responsabilidad estaba: El administrador (normalmente no formado en ciencias médicas), el jefe de médicos, los médicos pagados para hacer guardias, visitar a los pacientes y prescribirles sus terapias, farmacólogos , y enfermeros, hombres y mujeres, que daban los cuidados básicos al enfermo.

ENFERMERAS ILUSTRES
Koaiba Bint Saad Al Asla Miya

La primera mujer musulmana que realizó el rol de enfermera y de la que se tiene constancia es Koaiba Bint  Saad Al Asla Miya, conocida como Rufaida Al Aslamiya, de la tribu de Bani Islam Jazraj. Nació en Yazrib antes de la migración del Profeta y fue de las primeras de Medina en aceptar el islam.

Su padre, Saad Al Aslami, fue médico y ya desde un principio le interesó la atención al paciente y colaboraba con él  en la atención médica como ayudante. Según relatan los documentos, tenía las cualidades para ser una buena enfermera: era amable, humana, tenía mucha empatía hacia el enfermo y facilidad de liderazgo para motivar a otros a realizar un buen trabajo, era organizada y con buenas habilidades clínicas. Además de ser una buena enfermera a nivel asistencial, también sobresalió en su labor social para la prevención y trato de enfermedades a domicilio, llevó asistencia, alimento y educación a los que no podían llegar por sus medios para recibir los cuidados de enfermería, como pobres, huérfanos o incapacitados. La han definido como una enfermera de salud pública y trabajadora social.

Fue coetánea del Profeta Muhammad y ayudó en la atención de los heridos caídos en las batalla de Badr (624). Organizaba y dirigía grupos de enfermeras que atendían a las bajas en el campo de combate. También participó en las batallas de Uhúd, Jandaq y Jaibar. Fue tan importante su atención al herido que el Profeta dirigía a su tienda-hospital de batalla a los heridos para que fuesen atendidos y curados. En la batalla de Jandaq el Profeta dio ordenes para que Saad Ibn Maadh que había sido herido en la batalla fuera trasladado a la tienda de Rufaida para que fuera atendido. Ella cuidó de él, le retiró la flecha de su antebrazo y taponó la herida evitando la hemorragia.

Su servicio durante las batallas fue tan valorado que el propio Muhammad le otorgó parte del botín que se sacaba en ellas como reconocimiento a su trabajo médico y de enfermería, llegando a ser equivalente en cuantía al de los soldados que habían luchado en primera línea de combate.

Durante las épocas de paz, se dedicó al cuidado del enfermo y creó una tienda de campaña en el exterior de la mezquita  del Profeta en Medina donde realizaba sus cuidados.

Muchas son las similitudes con Florence Nightingale. Ganó su aceptación como enfermera cuidando heridos en el campo de batalla, se le acredita como una líder en el cuidado de la salud, estableció las primeras clínicas para el cuidado de los enfermos al lado de la mezquita, fue la fundadora de la primera escuela de enfermería para mujeres y desarrolló, siglos antes que Florence Nightingale, el primer código de conducta y de ética.

Las actividades que organizó fueron las siguientes:

• Formación de grupos de mujeres para el cuidado de los heridos, primeros auxilios y atenciones de emergencia y de enfermería.
• Otorgó mucha importancia a la higiene y a las condiciones ambientales para la sanación y recuperación de los pacientes.
• Creó carpas especiales en el campo de batalla distribuidas en varias secciones, unas para la atención a los musulmanes heridos donde se llevaban a cabo los primeros auxilios y se atendían las situaciones de emergencia; en otras se proporcionaba la vigilancia del su proceso de curación.

Otras enfermeras que trabajaron como Rufaida fueron Ach Chifá Bint Al Abdalá, Umaima Bint Qais Al Afaria, Umm Senaán Al Aslamia, Um Salim, Um Aimán, Arrabia Bint Muauad y Nasiba Bint kaab Al Mazinia.

Link: http://www.webislam.com/articulos/91427-el_papel_de_la_enfermeria_en_el_mundo_arabe.html

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. www.kinesioclinic.net
    Oct 24, 2013 @ 16:01:00

    El papel de la enfermería en el mundo árabe | David Garriga Guitart, ¿Puedes explicarnos màs?, me resulta insterense este post. Saludos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

octubre 2013
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
A %d blogueros les gusta esto: