Interesante artículo de Carlos Ponce, Máster en Criminología y Ciencias Policíacas: La relevancia criminológica de películas y series televisivas

La programación televisiva, tanto de canales nacionales como de cable, está repleta de series y películas enmarcadas en temáticas eminentemente policiales y delincuenciales. Las diferentes iteraciones de Law & Order y CSI son las preferidas de muchos televidentes salvadoreños. Otros favorecen programas que giran alrededor de carismáticos delincuentes como Breaking Bad y Los Sopranos.

La mayoría, sin embargo, opta por tramas más tropicalizadas como las de El cartel de los sapos, El capo, Sin tetas no hay paraíso y El patrón del mal. La popularidad de estos programas radica en su habilidad de permitir a quienes los sintonizan desde la tranquilidad de sus hogares, puedan experimentar los peligros, emociones y consecuencias que conlleva una vida criminal o una dedicada a combatir la delincuencia.

Algunos criminólogos explican que prefieren no ver estas series televisivas por lo alejado que están de la realidad o para no contribuir a su popularidad. En lo particular, a mí me divierten. Encuentro entretenido detectar exageraciones, imprecisiones y similitudes con el mundo real. Gozo, por ejemplo, al ver cuando uno de los técnicos de laboratorio de CSI, junto con uno de los investigadores, interroga a un sospechoso y se roba el protagonismo de la escena, convirtiéndose en un experto y agresivo interrogador. Me intriga esa particular magia de la televisión que permite convencer a la audiencia que lo imposible es posible.

Tradicionalmente ha existido una desconexión entre las personas que se especializan en el estudio de la criminalidad y lo producido por la industria del entretenimiento. Este alejamiento muchas veces está fundamentado en una actitud pretenciosa de académicos, mediante la que descalifican el contenido de series y películas como fuente útil de información relacionada al crimen.

El análisis de las realidades presentadas en producciones cinematográficas y televisivas sobre la criminalidad y el trabajo desarrollado por los actores del sistema de justicia penal, permite estudiar el entendimiento popular sobre las dinámicas delincuenciales y su abordaje gubernamental. El número de personas que sintoniza la serie Dexter, por ejemplo, que trata sobre un técnico criminalista de la Policía de Miami que es asesino en serie, es mucho mayor que la cantidad de lectores de cualquier revista académica o libro en que se publiquen los resultados de investigaciones científicas sobre delincuentes en serie.

Nicole Rafter, criminóloga de la Northwestern University señala que “las películas constituyen un elemento de la criminología, un discurso popular que se necesita reconocer y analizar si pretendemos llegar a un pleno entendimiento de lo que es criminología, el estudio del delito y delincuentes”. Varias investigaciones han demostrado, por ejemplo, que los patrones y preferencias de sintonía televisiva afectan los criterios sobre los que los integrantes de jurados basan sus veredictos: las personas que acostumbran sintonizar programas como CSI son jurados más exigentes.

El contenido de las series televisivas y películas, después de interactuar con otra información guardada en nuestra mente, se almacena como información cultural a la que acudimos cuando nos topamos con ciertas situaciones y, por lo tanto, se convierte en un factor importante que moldea nuestra conducta. Esto hace que, por ejemplo, resulte interesante estudiar la forma en que programas de televisión como El patrón del mal o El cartel de los sapos proyectan a sus protagonistas principales, sus actividades ilícitas y conductas desviadas, y qué impacto ha tenido esto sobre la comprensión popular del tráfico de narcóticos ilegales, los grupos que se dedican a ese negocio ilícito y los cabecillas que los dirigen. Es necesario que los académicos propiciemos una interacción más fuerte y frecuente con sectores más allá de los que tradicionalmente hemos orbitado, para lograr entender mejor los fenómenos y situaciones que analizamos e investigamos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

septiembre 2012
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
A %d blogueros les gusta esto: