Dos matemáticos elaboran un patrón de homicidios del asesino en serie

Un simple estudio matemático del cerebro de un asesino en serie es capaz de revelar su patrón a la hora de matar, según un estudio elaborado por dos científicos de la Universidad de California. En el trabajo, destacan que el comportamiento de un asesino en serie está caracterizado por una ley exponencial.

Para la investigación, los matemáticos utilizaron el caso del ruso Andrei Chikatilo, arrestado el 20 de noviembre de 1990, quien tras nueve días en la cárcel confesó el asesinato de 36 niños, niñas y mujeres durante un período de 12 años y, posteriormente, otros 20 asesinatos más.

Para los autores del estudio, el pensamiento de Chikatilo se basa en el comportamiento fundamental de las neuronas, que ha comparado con el funcionamiento de una pistola. Así, han explicado que cuando una neurona se activa, no puede volver a disparar hasta que se haya recargado, un tiempo conocido como el período refractario.

Cada neurona está conectada a otras miles de neuronas, algunas de las cuales también estarán listas para dispararse, y pueden verse disparadas por la primera neurona. Éstas, a su vez, estarán conectadas con más neuronas, y así sucesivamente. “Por lo que es fácil ver cómo una reacción en cadena de disparos puede barrer el cerebro si se dan las condiciones adecuadas”, ha señalado uno de los científicos Mikhail Simkin.

Sin embargo, han apuntado que ésta situación no puede explicar el comportamiento de un asesino en serie. “No se puede esperar que el asesino cometa un asesinato justo en el momento en el que la excitación neuronal alcanza cierto umbral”, ha apuntado Simkin, quien ha añadido que “se necesita tiempo para planear y preparar el crimen”.

Así, el trabajo sugiere que un asesino en serie sólo comete un asesinato después de que la excitación ha sido superada por un período de tiempo “determinado”. Además, señala el asesinato tiene un efecto sedante sobre el asesino, haciendo que la actividad neuronal caiga por debajo del umbral de la excitación.

Para llegar a esta conclusión, los matemáticos empelaron un modelo en el que usaron un periodo de 2 milisegundos como paso temporal básico, el tiempo aproximado entre dos disparos de una neurona real. Y simularon unos 100 000 millones de pasos, equivalente a unos 12 años, que es el periodo en el que Chikatilo estuvo activo. Los resultados son notablemente similares a la distribución de asesinatos reales de Chikatilo, y los expertos indican que “sería relativamente sencillo introducir un factor de corrección realista que hiciera que encajasen aún mejor”.

Esta investigación, que ha publicado ‘Technology review’, lleva a una visión interesante de la naturaleza del asesino en serie. “Sugiere que la probabilidad de un asesinato es mucho más alta poco después de otro asesinato, que cuando ha pasado un largo periodo de tiempo”, destacan los autores.

Link: www.elimparcial.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

agosto 2012
L M X J V S D
« Jun   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
A %d blogueros les gusta esto: