Asesinos en Serie: Los enfermeros de la muerte de Uruguay

Escándalo en Uruguay por la detención de dos sanitarios a los que se acusa de la muerte de decenas de pacientes. Dicen que su móvil fue la compasión

Dos enfermeros uruguayos son detenidos acusados de matar a «decenas» de pacientes

Podrían ser más de doscientos pero, de momento, han confesado unos cincuenta y seis. Los dos enfermeros uruguayos los mataban con inyecciones de morfina y aire. Los pacientes, en su mayoría ancianos, expiraban sin levantar sospechas. El sistema funcionó sin contratiempo hasta la madrugada del lunes. Fue entonces cuando el juez, Rolando Vomero, ordenó el procesamiento de los presuntos asesinos y de una compañera a la que acusa de encubridora.

“Che, éste hizo viajar a la paciente de la cama 5”. El sms de esta enfermera fue el disparador que aguardaba la Policía para intervenir ya que le seguía la pista desde hace un par de meses. Uno de los detenidos reconoció posteriormente que, por lo menos, “mató a 50”, según declaró su abogada Inés Massiotti. El otro no se atreve a dar una cifra, asegura que perdió la cuenta, que quizás mató otro tanto o “quizás fueron más”.

Según los procesados, de 39 y de 46 años, actuaron de ese modo porque “no querían ver sufrir a la gente”. El magistrado al frente de la investigación, hizo públicas las declaraciones de los presuntos homicidas de la “Operación Angeles”, como bautizó la investigación desarrollada en el Hospital Público Maciel y en la emblemática Asociación Española de Socorros Mutuos.

La cadena de muertes ha salpicado al Ministerio de Sanidad de Uruguay, al que reprochan falta de controles. El viceministro de Salud Pública, Leonel Briozzo, frente al estado de alarma desatado en el país, declaró que se trata de un “suceso extraordinario” y anunció un nuevo protocolo sanitario para fiscalizar los centros sanitarios.

Compasión como móvil

El escándalo de estos asesinos en serie salió a la luz gracias a colegas que empezaron a encontrar sospechoso el cúmulo de muertes. Aunque sus nombres se mantienen en el anonimato, según las agencias de información, fueron varios los enfermeros que interpusieron la demanda contra sus compañeros.

Los detenidos están y seguirán por mucho tiempo a buen recaudo pero insisten en que el único móvil fue la compasión. “Mi cliente –declaró el abogado Santiago Clavijo- expresa que fue por razones de humanidad, que el móvil era la piedad, que eran pacientes de muchos años. La medicación no era para generar la muerte era para frenar el dolor. Mi cliente –continúa según informa Dpa- proporcionaba morfina que no en todos los casos puede matar”.

Víctima de abuso sexual

Los “enfermeros asesinos”, como les ha bautizado la prensa local, llevarían, según estimaciones judiciales, siete años siguiendo este plan sistemático de ejecución de personas. En ambos casos trabajaban en los dos emblemáticos centros hospitalarios –uno privada y otro público- mencionados de Montevideo y el hallazgo de una jeringa de importación habría sido de vital importancia para llegar hasta ellos.

A la abogada del que reconoció haber matado a cincuenta personas, le costaba reproducir el testimonio de su defendido. Le conocía desde “hace 20 años”, es un hombre que “llegó del interior del país con deseos de progresar”, estudió mucho, trataba de superarse y, añadió, en su infancia había sido “víctima de abuso sexual”. La paciente de la cama 5 a la que “hizo volar” el sujeto era Gladys Lemos. Tenía el alta médica para volver a casa y su problema no era un cáncer terminal sino diabetes.

Link: http://www.abc.es/20120319/internacional/abci-enfermeros-muerte-uruguay-201203191949.html

21/3/12

Admitieron haber matado a 16 pacientes en dos hospitales de Montevideo para terminar con el dolor y sufrimiento de las víctimas

Las investigaciones apuntan al asesinato y no descartan que el número de fallecidos aumente

La Policía uruguaya ha recibido nuevas denuncias de muertes sospechosas tras el procesamiento de dos enfermeros por el homicidio de 16 pacientes, mientras se suceden las revelaciones sobre un caso que sacudió al país y que ha cuestionado los controles en la salud. “Ya están llegando más denuncias, se irán trabajando concretamente de una a una”, ha manifestado el comisario Angel Rosas, a cargo de la investigación.

El inédito caso de dos enfermeros procesados el domingo por la noche por el homicidio de al menos 16 pacientes y de una enfermera como cómplice, horrorizó a la sociedad uruguaya y conmocionó al sector médico. Once de los homicidios -atribuidos a quien ‘El Observador’ identificó como Ariel Acevedo, de 46 años- se produjeron en un Centro de Tratamiento Intensivo neuroquirúrgico de la privada Asociación Española, una de las clínicas más grandes del país y donde trabajaban los tres acusados. Los otros cinco fueron en una unidad de cuidados intermedios (cardiología) del público Hospital Maciel, donde trabajaba quien fue identificado por medios locales como Marcelo Pereira (40).

De acuerdo a los abogados de los dos enfermeros acusados de homicidio, el motivo de sus acciones era terminar con el dolor y sufrimiento de las víctimas. La abogada de uno de ellos, Inés Massiotti, ha señalado que su representado “confesó diciendo que, después de 20 años de trabajar en el CTI (hospital), con el estrés de estar entre la vida o la muerte, no pudo soportar más el estrés”. “Por ello, se puede presumir que lo que empezó con una motivación de eutanasia, de matar parta ayudar con el dolor de la víctima, se fue desvirtuando y se convirtió en un placer por matar. Usan ahora la excusa de la eutanasia para justificar lo que hicieron”, dice Quiñones. “Y son asesinos en serie. Una persona que mata a más de tres personas es un asesino en serie”, apuntó.

Si bien la primera denuncia fue en enero, el caso que aceleró las pesquisas ocurrió la semana pasada, con la muerte de Santa Gladys Lemos, una mujer diabética de 74 años y dada de alta tras 12 días de hospitalización. Los médicos sospecharon y ordenaron una autopsia, que encontró lidocaína (anestésico) en el cuerpo de Lemos, algo que no había sido recetado. Ahora la justicia analiza la exhumación de los cadáveres de las otras víctimas, para comprobar “si esta sucesión de crímenes efectivamente fue hecha en estos términos que ellos mencionaron”, ha asegurado el portavoz de la Corte Suprema de Justicia, Raúl Oxandabarat.

Más investigaciones

Mientras varios medios apuntan a que los involucrados podrían ser responsables de decenas o incluso cientos de muertes, ni las autoridades sanitarias ni la Policía quieren manejar cifras o fechas. El Ministerio de Salud Pública (MSP) anunció ayer investigaciones administrativas en los sanatorios donde ocurrieron las muertes y convocará a un experto extranjero que lo asesore en materia de controles. Además, creó una comisión para informar a familiares de las víctimas, dijo el ministro de Salud, Jorge Venegas, quien calificó a los enfermeros involucrados de “asesinos seriales”.

El MSP iniciará además en los próximos días inspecciones en el sector privado y público de todas las unidades de cuidados especiales mientras que la Comisión de Seguridad del Paciente aumentará los controles y elaborará una guía práctica para actuar ante los casos de muertes “sin diagnóstico claro”. Según el viceministro de Salud, Leonel Briozzo, en el caso de la unidad del Maciel para pacientes de menor complejidad no era esperable un deceso. Aseguró no obstante, que en ninguna de las dos unidades los controles habituales detectaron aumento de muertes fuera de lo normal. En ese sentido, el presidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), Martín Rebella, ha calificado los casos de “tenebrosos” y ha lamentado que “más allá del daño a las víctimas hay todo un daño también al resto de los usuarios”, ya que se extiende la desconfianza de los pacientes.

Link: http://www.elcorreo.com/vizcaya/rc/20120320/mundo/uruguay-enfermeros-nuevos-casos-201203201405.html

Los enfermeros asesinos de Uruguay mataban a dos pacientes por semana

«Me equivoqué, cometí un error», se intentaba disculpar uno de los acusados. El juez ya ha ordenado la exhumación de 16 fallecidos

El hospital «La Española», uno de los centros sanitarios donde los «ángeles de la muerte» asesinaron a, al menos, 16 pacientes ingresados

«Mi mujer murió echando espuma por la boca»

Uno de los enfermeros uruguayos acusados de matar pacientes: «Me creí Dios»

Los enfermeros de la muerte de Uruguay

Uruguay no termina de creerse lo que pasa. Dos asesinos en serie, enfermeros en la sanidad pública y en la privada, es demasiado para el país más tranquilo y sosegado del cono sur. Mientras la sociedad trata de digerir nuevos capítulos de esta película de terror, los criminales dicen arrepentirse y entonan el mea culpa. «Yo no soy Dios para haber tomado la vida de estas personas. Me equivoqué. Cometí un error». El enfermero Juan Ariel Acevedo hablaba como si el fallo fuera de contabilidad. El relato del asesino confeso se producía frente a los agentes de Policía que le detuvieron. Horas más tarde, sin modificar un ápice su declaración, se lo repetiría al juez Rolando Vomero y al fiscal Diego Pérez. En simultáneo Marcelo Pereira, el otro enfermero, juraba que todo lo había hecho para que «descansaran» y «dejaran de sufrir». El «todo» se resume en decenas de pacientes —podrían ser hasta doscientos— que los mandaron a «viajar» para arriba, como se dice en un sms de una enfermera procesada por encubrimiento.

El fiscal que investiga la causa de asesinato múltiple solicitó que se proceda a la exhumación de los cuerpos de las 16 personas que los criminales recuerdan, con nombre y apellido, haber matado. Aunque el Gobierno urguayo asegura que «sin duda» habrá muchas más. Once murieron en la Unidad de Cuidados Neuroquirúrgicos de la Asociación Española de Socorros Mutuos y cinco en la Unidad de Cuidados Coronarios del Hospital Maciel. Todos ellos por medio de inyecciones de aire o morfina.

En la calle Maldonado casi esquina a la de Paraguay de la ciudad de Montevideo se encuentra la Jefatura de Policía. En estas dependencias Acevedo dio a conocer su particular melodía de la muerte. Reconoció haber matado «entre uno y dos pacientes por semana» aunque dijo «haber perdido la cuenta», según recogió el periódico El País de Uruguay. Y esta situación podría haberse prolongado durante siete años.

Según el matutino los criminales no actuaban en colaboración pero conocían las actividades del otro y sostenía una especie «de competencia entre ellos. La misma opinión se formó el ministro de Sanidad, Jorge Venegas y el de Interior, Eduardo Bonomi. Los funcionaros, como los agentes de Policía, no salen de su estupor. «No vamos a hablar de cantidad de casos, ni de plazos de tiempo hasta que tengamos toda la información porque este tema es demasiado sensible como para no ser precisos». El argumento de San Ángel Rosas, coordinador de la dirección general de crimen organizado e Interpol, lo comparte buena parte del Gobierno de José Mújica, «consternado» por la situación.

Petición de exhumaciones

El suceso ha conmocionado Uruguay y ha desatado una avalancha de reclamaciones de familiares de pacientes que perecieron en los dos hospitales involucrados. Nadie está seguro de que los suyos murieran porque era su hora o porque Juan Ariel Acevedo o Marcelo Pereira lo habían decidido.

A principios de año Pereira solicitó un permiso por baja médica de 45 días. El enfermero se reincorporó en febrero. Durante su ausencia –asegura El Pais de Uruguay— solo murió una persona. Este dato levantó las sospechas de un compañero, cuya identidad no se ha facilitado. El hombre recogió una muestra de sangre de un paciente cuya muerte le pareció sospechosa y lo llevó a la Policía. Los análisis no arrojaron ningún dato revelador pero ya estaban sobre la pista.

Las hipótesis sobre el móvil de los criminales se disparan. Incluso se llegó a hablar de una posible red de enfermeros asesinos, extremo que fue descartado por las autoridades. Tampoco parece cuajar la teoría del tráfico de órganos. «Creemos que los procesados actuaban por una cuestión de orden personal. Ahora los especialistas tendrán que evaluar qué tipo de perfil psicológico tienen, nostros investigamos conductas delictivas», se excusó el comisario Rosas.

Link: http://www.abc.es/20120321/sociedad/abcp-enfermeros-asesinos-uruguay-mataban-20120321.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

marzo 2012
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
A %d blogueros les gusta esto: