“Libia, Egipto, Túnez – En la Trampa” por Shayj Dr. Abdalqadir As-Sufi

 No existe tal cosa como las ‘noticias de última hora’. El mito mediático del ateísmo capitalista es que vivimos en un permanente continuum. Al presentarlo de esta manera, nos olvidamos de la doctrina activa del interés compuesto que nos condena a una deuda basada en el paso del tiempo, un tiempo que carece de medida por la ansiedad de los deudores.

Del mismo modo, los acontecimientos tampoco ocurren. Son inconmensurables. El tsunami carece de sentido y de perímetros. Contiene a esa joven pareja ahogada en el momento de la boda, al bebé que se salva flotando en el tronco de un árbol y el comentario del Director del Banco Mundial: ‘¡En esto nos llevaremos mil millones!’.

Cuando tres dictaduras del Norte de África se desploman de forma simultánea, y cuando los medios de comunicación hablan ebriamente de un despertar de la democracia, la libertad y la modernidad, ha llegado la hora de parar. Parar y rechazar. El suceso no ha tenido lugar puesto que carece de realidad. Pero sin embargo, lo que sí hay son los efectos de los acontecimientos, que resuenan con realidad, y que luego nos permiten pensar que ‘algo ha sucedido’. El significado siempre surge más tarde. E incluso entonces, la comprensión no surge del acontecimiento, sino del escenario que lo enmarca.

Rumi nos dijo que cuando muere un Rey – un acontecimiento – para la familia es una tragedia y la pérdida de estatus mientras que para el prisionero amnistiado es una alegría y la recuperación de su posición social.

¿Qué ha ocurrido en el litoral musulmán del Mediterráneo? ¿Cuál puede ser el resultado?

Los hechos, que podemos confirmar, es que la población musulmana de tres países se ha sublevado contra la dictadura: En Túnez después de 20 años, en Egipto después de 30 y en Libia después de 40 años. Esto significa que alguien que haya nacido hace 20 años en Túnez, 30 en Egipto o 40 en Libia, ha vivido sin saber lo que es Islam y bajo la consigna de un Estado que presentaba al Islam como enemigo de la sociedad. Estados árabes sin Islam, vidas enteras bajo la persecución de todo lo que era Islam. Sus dictadores iniciaron sus mandatos con la aprobación y el respaldo de las masas. Y como eran Estados que tenían al Islam como enemigo, todos tenían un programa de torturas y ejecuciones de activistas y eruditos musulmanes. Esto no quiere decir que las víctimas fueran ‘islamistas’ y terroristas en potencia. Más bien al contrario; los eruditos asesinados defendían ese Din sencillo, tal y como era entendido por Ibn ‘Ashir, Ibn Abi Zayd al-Qayrawani e Ibn Yˆuzayy.

Los dictadores no habían sido adoctrinados contra el Islam bajo el límpido cielo del desierto. Ellos, a su vez, eran un mero efecto. Un resultado. El resultado de un miasma infecto. Del mismo modo que el virus destructor sobrevive, y de hecho es la zona de la toxicidad, también la enfermedad árabe vio cómo surgían de sus pantanos las fiebres que anunciaban un virus destructor llamado socialismo ateo. De ese terreno surgió el dirigente socialista Nasser. Su aparición marca ese desastre que son las falsas doctrinas de Egipto; y tras él vinieron los propagadores modernos de una nueva religión, un anti-Islam convertido en tolerancia capitalista a nivel mundial; estoy hablando de Shayj Qardawi y Shayj Ghanouchi. Estos dos personajes están esperando a que se asiente la polvareda para apartar, de una vez por todas, a los pueblos árabes de la iluminación, la sabiduría y los deberes del Islam. El litoral musulmán del Mediterráneo carece de conocimiento, guía y el adab más sencillo. El árabe moderno no tiene Islam y está perdiendo el lenguaje del Libro que podría salvarle.

¿Qué va a conseguir con esta, así llamada, Revolución? En Egipto ni siquiera fue una revolución: fue una simple demo(1). No marcharon por las calles. No asaltaron el Palacio. No mataron al dictador. Un dictador refugiado en la esquina del país que protegía Israel y que dejaba tras de sí como Vicepresidente a un célebre torturador y asesino, y a un Alto Mando del Ejército compuesto de zombis momificados que seguían estando subvencionados por los EE.UU.

La gente logrará, por supuesto, desembarazarse del dictador; en su lugar se pondrá a un comité. Luego votarán a una serie de representantes cuya función será garantizar que puedan tener cuentas bancarias y tarjetas de crédito. Para los banqueros será una especie de milagro. De la noche a la mañana han conseguido unas cuantas centenas de millones de nuevos deudores. La revolución del ‘jazmín’, ‘rosa’ u ‘ortiga’ ha elevado a todo el mundo árabe al rango de esclavos-deudores de la banca global. Como Grecia. Como Irlanda. Solo que aún más endeudados. Conseguirán un iPhone, un iPad y una psicosis prácticamente incurable: la de convertirse en esclavos de la nueva y exitosa oligarquía capitalista. Mientras tanto, los jóvenes árabes deberían ir corriendo a sus Kindle(2) para comprar y descargar el texto de Umar Ibrahim Vadillo: ‘The Esoteric Deviation in Islam’. En esta obra está el diagnóstico de un médico que sabe lo que dice. En lo que respecta a la cura y sus terapias… está en manos de sus médicos, los shuyuj más activos de las tariqas Qadiriyya y Naqshabandiyya

Link: http://www.cislamica.org/actualidad/ultimasnoticias/libia-egipto-tunez.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
A %d blogueros les gusta esto: