Cerebro de psicópata

Publicado por SINC

Adrian Raine, experto en psicopatía de la Universidad de Pennsylvania fue muy claro en su presentación del Congreso de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), celebrado el pasado febrero en Washington DC: “No estamos sugiriendo que algunos niños sean psicópatas, pero sí que ciertos rasgos relacionados con la falta de emoción pueden ser utilizados para identificar a un subgrupo de niños que están a mayor riesgo de conducta antisocial severa y persistente”.

Basaba esta afirmación en un estudio publicado el pasado 2010 en la revista American Journal of Psychiatry. A principios de los años 70 investigadores estadounidenses seleccionaron una muestra de 1.795 niños de tres años de edad de Isla Mauricio e hicieron varias medidas de respuesta emocional condicionada, entre ellas la reacción ante el miedo. Veinte años después analizaron los registros penales de todos ellos, y encontraron que 137 sujetos (131 hombres y seis mujeres) habían sido juzgados por robos, agresiones u otros actos criminales. Realizando un estudio de cohortes, estos 137 casos se aparearon por raza, género y entorno socioeconómico a 237 individuos del grupo original que no habían incurrido en ningún tipo de conducta criminal. Comparando todos los registros se observó que quienes a los 23 años habían cometido algún tipo de delito grave, también habían mostrado valores significativamente más bajos de respuesta condicionada al miedo a los tres años de edad.

La falta de respuesta al miedo está asociada a disfunciones en la amígdala (una parte del cerebro responsable de las emociones). Y según Raine: “Éste es el primer estudio longitudinal que demuestra que un déficit temprano en el condicionamiento autónomo al miedo predispone a la criminalidad adulta. Los resultados son consistentes con la hipótesis de que el mal funcionamiento de la amígdala incrementa el riesgo de conducta criminal, y demuestra que este condicionamiento al miedo a edad temprana no está explicado por factores sociales, de género o raza”.

Otro estudio presentado en el encuentro de la AAAS, en este caso por la investigadora Nathalie Fontaine de la Universidad de Indiana, reforzó la hipótesis de que ciertas personas pueden nacer con mayor predisposición a conductas antisociales. La Dra. Fontaine siguió la trayectoria de 9.462 gemelos de entre 7 y 12 años, y constató una clara relación entre rasgos de insensibilidad emocional -como falta de empatía o sensación de culpa- con mayores incidencias graves reportadas en las escuelas. Sus conclusiones son que existe cierto componente hereditario en la conducta antisocial severa y la psicopatía –especialmente en hombres-, y que “si estos casos son detectados a tiempo, podemos ayudarles a ellos y a sus familias”.

Condicionantes neurobiológicos

Ambos estudios defienden la visión de que la psicopatía está fuertemente condicionada por condicionantes neurobiológicos. Pero no todos los expertos comparten esta visión tan determinista expresada por Raine y Fontaine. Consultado por SINC, el neurocientífico y experto en psicopatía Kent Kiehl cree que “algunos condicionantes biológicos a la psicopatía están presentes en niños de manera innata y pueden ser estimados con técnicas modernas”. Pero esto no quiere decir “que podamos predecir el crimen”. “La visión de Adrian Raine de detectar con tanta antelación a un futuro asesino en serie no es realista. El crimen no es un desorden cerebral. La psicopatía sí, y debe ser tratada como una enfermedad mental. Pero hay muchísimos psicópatas que nunca realizan ningún acto criminal. Además, los diagnósticos de Raine son muy poco específicos”, añade Kiehl.

Robert Hare es uno de los mayores expertos en psicopatía del mundo y autor del test PCL-R, la principal herramienta de diagnóstico de psicopatía cree que “no hay ninguna evidencia científica de que los psicópatas lleguen a este mundo con un cerebro dañado”. “Es indudable que nuestro comportamiento tiene un sustrato neurobiológico, y que en edad adulta vemos asociaciones entre actividad cerebral y psicopatía. Pero yo no soy ni de cerca tan determinista como Adrian Raine. Las relaciones causa-efecto entre entorno y neurofisiología no están tan claras todavía,” apostilla Hare.

¿Se puede curar un psicópata?

Un psicópata es una persona narcisista, que no siente empatía hacia el sufrimiento ajeno, ni remordimientos, con una elevada inteligencia que le permite manipular a quienes tiene alrededor, y que suele reincidir en sus acciones. Por eso, entre la comunidad científica se ha instaurado la idea de que son reincidentes y no tienen cura. Esta es una de las discusiones más importantes en el campo. Hare, quien lleva investigando psicópatas desde hace más de cuatro décadas, indica que “yo no hablaría de tratamiento sino de control de su comportamiento. Durante toda mi carrera he estudiado centenares de psicópatas, y no creo que haya posibilidades de cambiarles. No sienten ningún tipo de dolor psicológico. Sólo modifican su manera de actuar si les conviene desde una perspectiva egoísta”.

Sin embargo, Kent Kiehl no arroja la toalla: “Todavía nos faltan muchos detalles por aprender del cerebro de los psicópatas. Lo más importante es continuar haciendo investigación científica con técnicas de neuroimagen y biología molecular”. Kiehl ha realizado estudios mostrando que diferencias en el sistema paralímbico pueden mermar el control de la impulsibilidad, disminuir emociones como empatía, memoria emocional, o percepción del dolor, y afectar al aprendizaje y la toma de decisiones. Para él, el psicópata es fruto de un entorno, pero también de una enfermedad mental con base físiológica que puede diagnosticarse y, eventualmente, tratarse.

De hecho, Kiehl está desarrollando un proyecto desde la Universidad de Nuevo México para identificar psicópatas con escáneres cerebrales portátiles, y aspira a que la imagen por resonancia magnética pueda convertirse en una herramienta más precisa que las encuestas psicológicas para diagnosticar psicopatía. La idea es que un psicópata puede aprender a mentir ante ciertas pruebas, pero difícilmente podrá modificar su actividad cerebral bajo un escáner. Incluso participó como testigo de la defensa en el primer caso en que un abogado solicitó como prueba exculpatoria el fMRI de un asesino alegando importantes deficiencias. El juez finalmente no lo contempló y condenó a muerte al psicópata Brian Dugan.

Robert Hare se muestra preocupado por lo que él considera una excesiva y precipitada fe en las imágenes cerebrales. “Debemos ser muy cautos con la neuroimagen, porque todavía no sabemos bien la diversidad que existe entre gente normal, o con otras condiciones que nada tienen que ver con la psicopatía. Los estudios de Kiehl son prometedores y nos van a dar mucha información, pero es todavía muy prematuro y arriesgado intentar discernir psicópatas con técnicas de neuroimagen”, expresa a SINC. Kiehl no descarta que en un futuro próximo la neurociencia nos permita predecir la psicopatía, tratarla para prevenirla, e incluso replantearnos el concepto de culpabilidad de ciertos criminales.

A diario con psicópatas. Un bocado de realidad

La madrileña Virginia Barber es directora de los juzgados de salud mental del condado de Queens en Nueva York. El trabajo de esta doctora en psicología forense es evaluar si alguien que ha cometido un crimen puede beneficiarse de un tratamiento en comunidad como alternativa a la encarcelación. “Básicamente analizamos si hay enfermedad mental, comprobamos que no sean psicópatas, valoramos el riesgo de violencia, y detectamos que no estén intentando engañarnos. Hacemos un informe para el juez, y él lo utiliza para elegir una pena u otra”, explica.

Hablar con esta psicóloga que trabaja a diario con criminales y tiene la responsabilidad de valorar si pueden integrarse en la sociedad o no, es todo un baño de realidad. “La investigación científica en neuroimagen está ofreciendo resultados muy interesantes, y a nivel académico podemos discutir todo lo que quieras sobre sus implicaciones filosóficas en el concepto de culpabilidad, y la naturaleza de la mente humana. Pero plantear que el fMRI pueda en estos momentos tomarse en cuenta como diagnóstico en los juzgados es absolutamente irresponsable. Casi una ridiculez. Se ha intentado en varias ocasiones, y nunca se ha admitido por el simple motivo de que no supera unos criterios mínimos de fiabilidad. Ni de cerca permite demostrar causalidad”, explica Virginia, insistiendo en que es fundamental distinguir claramente entre un psicópata y alguien con conducta antisocial: “En las prisiones un 75% de individuos están diagnosticados con trastorno antisocial, pero sólo un 15% se pueden considerar psicópatas peligrosos que no sienten empatía, ni arrepentimiento, y que tienen altísimas posibilidades de reincidir”.

Respecto a la rehabilitación de los psicópatas, Virginia muestra un optimismo moderado: “En los últimos cinco años han aparecido varios estudios sugiriendo que algunos tratamientos con terapias cognitivas y conductuales bien estructuradas pueden dar resultados positivos. La rehabilitación completa no parece factible. Pero sí hay más indicios que invitan al optimismo”. Su valoración de los artículos de Raine y Fontaine no es positiva: “metodológicamente tienen limitaciones. En el de Fontaine, la evaluación de los profesores no es un criterio sólido. Y respecto al de Raine, la respuesta al miedo en niños de tres años está muy condicionada a muchos otros factores que a esa edad afectan al grado de ansiedad”.

Link: http://www.ellibrepensador.com/2011/04/02/cerebro-de-psicopata/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
A %d blogueros les gusta esto: