Autoconocimiento: La asignatura pendiente

El camino de la existencia es una senda que nos presenta las más variadas situaciones; aún así, las enfrentamos con la convicción de que estamos lidiando con un mundo real y objetivo. No obstante, en muchas ocasiones nuestras convicciones de cómo somos y de cómo es el mundo son quienes están determinando verdaderamente estas situaciones (al menos en nuestra mente). En otras palabras, cuando nuestro punto de vista es demasiado egocéntrico, podemos percibir la realidad de manera distorsionada; así, nuestro comportamiento ante la misma será menos funcional.

El autoconocimiento es una construcción psicológica que, cuando se encuentra adecuadamente desarrollada, no sólo nos permite comprendernos a nosotros mismos sino que también nos facilita una visión más objetiva del mundo.

El autoconocimiento nos facilita dar respuesta a preguntas como:

– ¿Por qué pensamos de cierta forma?

– ¿Cómo hemos construido el filtro de nuestras convicciones?

– ¿Cuál es la relación entre nuestras emociones y nuestras ideas?

– ¿Por qué sentimos una emoción y no otra?

– ¿Por qué, ante un evento determinado, asumimos una estrategia de afrontamiento y no otra?

En fin, el autoconocimiento nos permite comprendernos a nosotros mismos, nos ayuda a vislumbrar por qué actuamos de una forma determinada, por qué sentimos una emoción e incluso, nos permite entender cómo funciona nuestro mecanismo de toma de decisiones. Puede parecer sencillo pero lo cierto es que muy pocas personas poseen un autoconocimiento exhaustivo de sí mismas, esto hace que en algunas sesiones de psicoterapia se deba emplear mucho tiempo en fomentar el autoconocimiento; en ayudarle a la propia persona a conocer y aceptar su yo interior. Si existe una asignatura pendiente en la vida, esta es el autoconocimiento.

Y es que el autoconocimiento nos facilitará, a través de la toma de conciencia de nuestros procesos psicológicos, ser más funcionales y competentes en nuestra realidad y nos servirá como una guía hacia el desarrollo personal. En la misma medida en que sepamos detectar nuestras emociones y nuestras creencias podremos acercarnos a la realidad desde una actitud más objetiva.

Lo más interesante es que cuando aprendemos a conocernos y aceptarnos, también iremos desarrollando nuestra confianza y seremos capaces de, analizando los errores y puntos débiles, crecer como personas.

Para culminar me parecen ideales las palabras de Saint-Exupèry: “Te juzgarás a ti mismo. Es lo más difícil. Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo, es porque eres un verdadero sabio”. Y puntualizo que en este caso la palabra “sabio” no se refiere a la inteligencia sino al hecho de que la senda del crecimiento personal está marcada por el conocimiento del yo y la autoaceptación.

Link: http://rincon-psicologia.blogspot.com/2011/03/autoconocimiento-la-asignatura.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

marzo 2011
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
A %d blogueros les gusta esto: