Darle sentido a la información que recibimos nos ayuda a memorizarla.

Manejar una mayor cantidad de datos sobre un mismo hecho conlleva a un incremento en el tiempo de reconocimiento de la información al respecto, es lo que se conoce en la Psicología como el efecto abanico.
Este efecto tiene su base en el antiguo concepto de la interferencia: cuando determinadas informaciones o procesos irrelevantes para la tarea que estamos desarrollando, inciden en ésta provocando una ejecución inadecuada. Un ejemplo muy sencillo de la interferencia en el proceso de la memoria es cuando, en vez de brindar nuestro nuevo número de teléfono, solo recordamos nuestro antiguo número de teléfono.
Del efecto abanico se habló por vez primera en el año 1974, cuando fue apreciado experimentalmente por Anderson, investigador de la Carnegie Mellon University. En este estudio los participantes leían una lista de frases sobre personas que estaban en diferentes sitios (como por ejemplo, “El médico está en el parque”). A la misma vez, también se variaba la cantidad de lugares asociados a una misma persona, como puede apreciarse en la figura a continuación.
Después de memorizar todas las frases y demostrar que las recordaban a la perfección, los participantes realizaban una tarea de reconocimiento en la cual se exigía ser veloz en la respuesta, y donde debían detectar las frases estudiadas y rechazar aquellas frases que fuesen nuevas.
Anderson descubrió que durante el reconocimiento, el tiempo de respuesta y el número de errores se incrementaban significativamente en la misma medida en que aumentaba la cantidad de información (sitios en este caso) asociada a una misma persona. A este fenómeno se le denominó el efecto abanico.
Este fenómeno se explica a través de la teoría sobre la cognición humana Adaptive Character of Thought. De forma muy sintetizada, esta teoría asume que nuestro conocimiento está formado por unidades de información, en las cuales se codifican diferentes datos del ambiente. Estas unidades pueden estructurarse de forma sencilla o en estructuras jerárquicas complejas que pueden interrelacionarse formando una red de conocimiento.
Esta red de conocimiento se activa a través de las conexiones entre los nodos. Un nodo no activo conectado a otro que sí lo está, tiene cierta probabilidad de alcanzar algún grado de activación. Sin embargo, como puede presuponerse, la activación que puede expandirse desde un nodo a otro es limitada.
La expansión de un nodo a otro determinará la velocidad con la cual es procesada y recuperada la información.
Esta teoría explica el efecto abanico en términos de interferencia durante el reconocimiento dado que, tener más cantidad de información sobre alguna cosa, conlleva a un mayor grado de competición por los recursos disponibles. Por lo tanto, más información almacenada sobre algo llevaría más tiempo de reconocimiento (o de expansión entre los nodos). Algo perfectamente lógico si fuésemos máquinas que funcionamos según algoritmos computarizados.
Siguiendo la lógica de este modelo, los expertos en cualquier dominio se convertirían en el ejemplo paradigmático de la interferencia ya que manejan una gran cantidad de información sobre un mismo tópico. Pero… en la práctica no es así… entonces… ¿ por qué los expertos son aparentemente inmunes al efecto abanico?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

diciembre 2010
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
A %d blogueros les gusta esto: