Artículo: ¿Quién aprovecharía otro ataque terrorista?

El Gobierno alemán teme un atentado islamista. El ministro del Interior, Thomas de Maizière (CDU), ha asegurado que el Ejecutivo tiene “indicios concretos”, en parte procedentes de un “socio extranjero”, que le alertan de un ataque. Además, Interior cuenta con “pistas propias” que revelan “los esfuerzos de grupos islamistas para cometer atentados en la República Federal”. De Maizière ha anunciado un endurecimiento de las medidas de seguridad en los aeropuertos y estaciones de tren de todo el país, aunque las autoridades “están bien preparadas para afrontar la situación”, escribe Juan Gómez, desde Berlín.

Parece que se está creando un ambiente como sucedía con The Wall Street Journal en el mes de mayo anterior al 11 de septiembre. Ataques terroristas que nunca han sido suficientemente explicados pero que algunas personas y grupos de poder esperaban. No tendrían todos los detalles, pero sí que tenían preparada la respuesta. Para empezar la terrible Patriot Act, y los acuerdos con Lockheed Martin por valor de 200.000 millones de dólares y la tecnología de espionaje, para la guerra de Irak.

Tampoco podemos olvidar que un “socio extranjero”, también en EEUU como ahora en Alemania, seguía una pista terrorista que sirvió para que algunos cientos de personas que trabajaban en la Torres Gemelas, no acudiera a sus puestos ese día. No fatídico porque se demostró muy bien preparado. Fallaron un par de aviones en alcanzar de pleno sus destinos, pero esto pudiera haber estado también preparado. Hay serias evidencias.

La entrada en Irak de las tropas de EEUU y de sus aliados, mediante engaños y orquestadas campañas, estaba preparada desde mucho antes y lo conocían grupos de intereses que ya tenían distribuidos los objetivos que habían de reconstruir antes de que fueran destruidos por los bombardeos.

Nadie ha dudado de que los autores de aquel atentado terrorista fueran islamistas fanáticos. Como en las novelas de Agatha Christie, ante un crimen lleno de incógnitas es preciso preguntarnos cui prodest, ¿a quién beneficia el crimen?

Que los servicios secretos israelíes conocían lo que se fraguaba, está fuera de duda. El MOSAD sabía pero no comunicó todo lo que sabía. Eso si no participaron mediante personas interpuestas en la inspiración o gestación del atentado. Por supuesto que lo sucedido el 11 de septiembre ha fortalecido e incrementado las relaciones de EEUU con el Estado de Israel. Y no sólo del gobierno de Washington sino también los de Alemania.

Este país ha vivido desde la Segunda Guerra mundial bajo un complejo de culpa que le forzaron a aliviar pagando miles de millones de marcos, en concepto de indemnización expiatoria, a los gobiernos de un Estado que no existía bajo el genocidio nazi y que, por lo tanto, nunca pudo representar a las víctimas del exterminio de judíos en Alemania. El Estado de Israel surgió después de la Guerra.

Leer más: https://mail.google.com/mail/?hl=es&shva=1#inbox/12c76150f68f81c7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

noviembre 2010
L M X J V S D
« Oct   Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
A %d blogueros les gusta esto: