Psicología: ” El efecto Mateo”

“Mientras trabajaba en la universidad recuerdo que en una ocasión deseaba apasionadamente que me asignaran un proyecto. Parecía hecho a mi medida ya que era la único especialista en el centro que trabajaba desde hacía algunos años la temática, que por demás, me apasionaba. Todos (o casi todos) consideraban que yo era la persona idónea para conducirlo pero como en la vida no se obtiene todo lo que se desea, el proyecto se lo dieron a otra persona con más experiencia de vida (que no profesional) que al final se tuvo que apoyar en mis investigaciones y bibliografía para llevarlo a cabo.

Cuando pregunté a mi directora el por qué de la decisión me respondió simplemente que yo era capaz pero aún demasiado joven. No pregunté más, creo que tampoco valía la pena.”

Creo que historias como estas son muy comunes, sobre todo en el ámbito profesional y científico donde se prioriza a las personas con más años sobre los más jóvenes. Un fenómeno que en el año 1968 Merton calificó como el Efecto Mateo.

No obstante, el Efecto Mateo debe su nombre a una cita bíblica que se encuentra en el evangelio de San Mateo que dice más o menos así: “porque al que tiene se le dará y tendrá en abundancia; pero al que no tiene incluso lo que tiene se le quitará”. Más allá de la justa o injusta que pueda parecer esta afirmación, de lo real o irreal que pueda ser para algunas personas en dependencia de sus historias de vida, lo cierto es que en muchos ámbitos (para ser precavida y no decir en todos) aquellas personas que cosechan algunos logros continúan acaparando la atención y las oportunidades mientras que otras (generalmente las más jóvenes) deben esperar a su sombra.

Las consecuencias del Efecto Mateo posee dos grandes facetas, usualmente antagónicas (que me permito citar de la obra de Jiménez):

– El aporte de una mayor cantidad de beneficios, tanto materiales (económicos y otros recursos, premios) como inmateriales (privilegios, consideraciones, confianza, poder, fama) por el hecho de tener el máximo valor en un determinado parámetro que se considera relevante.

Se sitúa en la primera posición de una determinada clasificación o categoría de ámbito local, regional, nacional o globalizada. Como consecuencia de ser calificado como el mejor, resulta el más beneficiado, sobrevalorado y, frecuentemente, eclipsa al resto.

– Por otra parte, se reducen o anulan los beneficios de cualquier tipo a las personas o entidades que menos valor poseen de un determinado parámetro que es considerado como relevante. Se generan, en muchos casos, procesos de marginación porque se cambia la consideración hacia estas personas o entidades cuando se perciben como en los últimos lugares de la clasificación.

Con frecuencia se observa que quedan muy por debajo de lo esperado dado los recursos con los que contaban al principio. En el caso extremo, el que tiene menos es despojado de lo suyo, que paradójicamente se entrega al que más tiene.

Leer más: http://rincon-psicologia.blogspot.com/2010/10/el-efecto-mateo-o-la-injusta.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

octubre 2010
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
A %d blogueros les gusta esto: