Artículo: “¿Normales o extraños? Cuando perdemos de vista la esencia.”

Fuente:
Yang, M. et. Al. (2010) Personality pathology recorded by severity: national survey. The British Journal of Psychiatry;197: 193-199.

Según un curioso estudio que se publicó recientemente en la prestigiosa British Journal of Psychiatry, solo el 23% de las personas no tiene un trastorno de personalidad :-O

A estas conclusiones llegaron los investigadores de la Universidad de Nottingham y el Queen Mary College después de haber entrevistado a un total de 8.391 personas.
Estos científicos afirman que no menos del 48% de la población tiene dificultades personológicas, el 21% presenta un verdadero trastorno de personalidad y el 7% presenta un trastorno de personalidad complejo y severo.
Según estos datos, el trastorno de personalidad sería un estado “normal” ya que atañe a la mayoría; mientras que estar exentos de esta patología sería algo así como un estado “anormal”. Por supuesto, coincidir con estos datos estadísticos me resulta un tanto difícil por lo que me propuse echarle un vistazo a la metodología de la investigación planteada en el estudio.
Resulta ser que esta investigación, de carácter eminentemente epidemiológico, se realizó a través de llamadas telefónicas al azar a personas que viviesen en el Reino Unido, a las cuales se les pidió que respondiesen a las 116 preguntas de una entrevista clínica estructurada diseñada para detectar los trastornos de personalidad. Realmente me asombra que hayan hallado a tantas personas dispuestas a someterse a semejante martirio telefónico.
Lo cierto es que en los últimos tiempos un fuerte aire estadístico está soplando entre los profesionales “psi”, más preocupados por brindarle un fuerte basamento numérico y correlacional a sus estudios que por la calidad de la teoría psicológica de base. Así, aparecen estudios como el realizado por investigadores de la Carlson School de la Universidad de Minnesota donde se afirma que las compras y la ovulación están relacionadas o la investigación desarrollada en la Universidad de Cardiff donde se concluyó que masticar chicle tiene efectos antiestresantes.
Vale, lo reconozco, probablemente estas relaciones verdaderamente existen y es por ello que las he recogido en el blog, pero para comprender el por qué de los comportamientos de las personas, realmente prefiero aferrarme a factores que tengan una mayor incidencia en su psiquis como pueden ser las crisis existenciales, las experiencias de vida o la calidad de sus relaciones interpersonales.
Así, considero que muchos de estos estudios pierden de perspectiva un aspecto esencial: la persona y la comprensión de sus vivencias; un factor que no puede evaluarse a través de un test o una simple llamada telefónica.
De esta forma, dejo a los profesionales “psi” que me leen con una reflexión que hace varios años me hizo llegar una profesora de la facultad: “¿por qué nos empeñamos en hacer una ciencia exacta de algo cuya riqueza proviene de su subjetividad?”

Leer más: http://rincon-psicologia.blogspot.com/2010/10/normales-o-extranos-cuando-perdemos-de.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Calendario

octubre 2010
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
A %d blogueros les gusta esto: